La generación de empleo formal en los primeros ocho meses de la actual administración resultó la más baja para un periodo similar de los últimos tres sexenios, y fue mejor comparada con los arranques de Zedillo y Fox, ambos en un entorno de crisis económica.