En un contexto de desaceleración económica, alto nivel de desempleo y riesgo creciente del recurso al proteccionismo, el Foro Económico Mundial, que el próximo miércoles abre su cita anual en la localidad suiza de Davos, pretende debatir para refundar el capitalismo. Con el lema La gran transformación: desarrollar nuevos modelos , la 42 edición del Foro pretende definir cómo será el futuro.

El capitalismo, bajo la forma actual, ya no tiene su lugar en el mundo que nos rodea , admitió el fundador de este foro en 1971, el profesor de Economía Klaus Schwab, de 73 años.

Hemos fracasado en aprender las lecciones de la crisis financiera del 2009. Se necesita una transformación mundial urgente y debe iniciarse con el restablecimiento de una forma de responsabilidad socia , precisó Schwab, para quien el talento será el factor determinante del futuro.

Es necesaria la colaboración de los países emergentes. A este grupo de naciones, cuyos principales exponentes son Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica -reunidos en la sigla BRICS-, se les reclama sobre todo que concluyan su transformación en marcha e inviertan en infraestructuras.

Para ello es necesario un sistema comercial abierto, unas finanzas internacionales más resistentes, unas cuentas públicas sostenibles, reformas estructurales y reducir las desigualdades, aseguraron.

En este sentido, esperan que el G-20, que reúne a las principales economías desarrolladas y emergentes del planeta, pueda presentar en su próxima reunión de junio en México un ambicioso plan de acción para comprometerse a llevar a cabo las reformas necesarias.

A este evento asistirá el presidente Felipe Calderón, también estarán el primer ministro británico, David Cameron, el presidente israelí, Shimon Peres, y el secretario estadounidense del Tesoro, Timothy Geithner.

Más de 2,600 hombres de negocios, políticos, responsables de ONG, científicos y centenas de periodistas del mundo entero acuden cada año a Davos.

valores@eleconomista.com.mx