Las medidas y objetivos que fijó el gobierno español han sido tomadas de manera positiva por mandatarios y representantes internacionales, quienes avalaron

El Fondo Monetario Internacional está "muy impresionado" por los objetivos que se fijó España para reducir su déficit público, afirmó este en Washington la portavoz del organismo, Caroline Atkinson.

"Estamos muy impresionados con los objetivos de déficit anunciados, que parecen totalmente apropiados", dijo la portavoz del Fondo.

"Han tomado medidas serias con un ajuste directo e inmediato, que es totalmente adecuado, teniendo en cuenta las presiones que enfrentan", agregó.

Atkinson reiteró además, que carecen totalmente de fundamento las versiones de que España estaría negociando un plan de ayuda financiera con el Fondo.

Avalan medidas

El presidente francés Nicolas Sarkozy negó que exista inquietud sobre la situación financiera de España afirmando que sus finanzas públicas "no son un problema", al término de una cumbre de la Unión Europea en Bruselas.

A su vez el presidente de la Unión Europea (UE), Herman Van Rompuy, afirmó que las medidas recientes tomadas por España para hacer frente a su deuda y déficit públicos son "valientes y serán eficaces".

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que los rumores sobre la solvencia de España son "sin fundamento.

"No hay nada mejor que la transparencia para demostrar la solvencia y para dejar atrás tanto rumor sin fundamento", defendió Zapatero frente a la proliferación de informaciones de prensa de que su gobierno está a punto de recurrir a un plan de rescate europeo para hacer frente a su deuda pública y privada.

España busca no meter en problemas a UE

Estos comentarios fueron realizados luego de que el gobierno español aprobara reformas cruciales de su legislación laboral el miércoles.

La reforma, que entrará en vigor este jueves, fue aprobada en un consejo de ministros extraordinario en forma de decreto ley, sin el acuerdo de sindicatos ni empresarios, después del fracaso de las negociaciones la semana pasada.

El ejecutivo intentará que la reforma se apruebe en el Congreso de los Diputados el 22 de junio, aunque los partidos políticos de momento no le han dado su apoyo.

Las medidas pretenden impulsar la creación del empleo y reducir la alta desocupación en España, que alcanza el 20% de la población activa, la tasa más alta de la Eurozona y el doble de la media de esos países.

RDS