Ante la reforma fiscal que impulsa el gobierno estadounidense, México deberá efectuar una reforma y reducir la carga impositiva, con la finalidad de incentivar la permanencia de capitales extranjeros.

El presidente del tercer Consejo Directivo de la Asociación de Fiscalistas del Estado de Querétaro (AFEQ), Tomas Cisneros Medina, declaró que será inminente el impacto que tendrá la reforma estadounidense en México.

La reforma del país vecino busca incentivar la permanencia y repatriación de capital en suelo estadounidense, a través de la reducción de la carga tributaria.

“Definitivamente la reforma fiscale que ha llevado a cabo el presidente Trump, claro que nos va a impactar de manera importante a nuestro país (...) Tenemos que ser conscientes de que la política fiscal impacta definitivamente en la política económica y en el desarrollo de un país”, pronunció.

La estrategia fiscal del presidente de Estados Unidos —dijo— radica en mantener a las firmas estadounidense en dicha nación, aunado a que la tributación de las mismas permanezca en el país.

“La estrategia del presidente Trump es obviamente para tener a las empresas en Estados Unidos, que la tributación se quede allá, según las tasas impositivas mucho más competitivas. Bajar la tasa en Estados Unidos obliga al gobierno a tomar acción”, expuso Cisneros Medina.

Durante el siguiente periodo de sesiones, los legisladores tendrían que pugnar por reformas fiscales que hagan frente a la reforma estadounidense, propuso el fiscalista al referir que con ello se podría reforzar la competitividad de México ante el país vecino.

Reducir la carga impositiva, aunado a facilitar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, es parte de las acciones que requiere el país.“Hay muchos caminos (para hacer un reforma fiscal, hemos hablado de reducir las tasas de impuestos cuando obviamente es un tema transcendental, no es nada más de decirlo y hacerlo, porque cualquier punto porcentual en que se varía en las tasas —del Impuesto sobre la Renta que es el más importante en el país— impactaría definitivamente en la reducción de la recaudación” expuso.

Por tanto, propuso que se reestructure la carga impositiva entre la población mexicana e incluir a la economía informal, con la finalidad de que la reducción de impuestos no impacte la contribución del país.

“Tener un tema fiscal bien distribuido, equitativo, claro que impacta muchísimo en la confianza del empresario en invertir en nuestro país, claro que detonaría la inversión y el desarrollo del país”.

La reforma mexicana, expuso, deberá ser gradual e integral, ya  que hacer dichos ajustes —dijo— tendrían un costo para la conformación del Producto Interno Bruto.