A pesar de que en el 2015 se hicieron reducciones en el gasto público, como efecto de menores ingresos petroleros, la mayoría de las dependencias incrementó su gasto, incluso rebasando los recursos que se les asignaron en el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2015.

De acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el presupuesto del gasto programable para el 2015 era de 3 billones 669,815 millones de pesos; no obstante, al cierre del 2015 este gasto fue 156,348 millones de pesos mayor, con un total de 3 billones 826,164 millones de pesos.

Sunny Villa, directora de Gasto del Centro de Investigación Presupuestaria y Económica (CIEP), indicó que no es la primera vez que se ve un mayor gasto respecto de lo que se aprobó en el presupuesto, y ello se debe a que Hacienda, a lo largo del año, tiene la facultad de hacer modificaciones según convenga el propósito del incremento.

No está del todo mal, porque existen entornos macroeconómicos que pueden hacer que sea preferible gastar en otra cosa a la que se tenía planeado. Sin embargo, lo que sí es preocupante son los montos que se puedan cambiar, no es lo mismo que se incremente 5 a 20% más de lo que se les asignó en un inicio .

Indicó que debe existir una mejor regulación en el gasto público en el corto plazo. Debemos hacer un debate de hasta dónde debemos dejar a Hacienda que deje de aprobar montos excesivos del gasto .

Datos de Hacienda muestran que en los ramos autónomos se registró un gasto de 96,982 millones de pesos. Si se compara con lo que se aprobó en la Cámara de Diputados en el presupuesto del 2015, se observa una diferencia de 7,384 millones de pesos.

En el caso de los ramos administrativos, si bien se les asignó un presupuesto de 1 billón 184,295 millones de pesos, al cierre del 2015 registraron 89,845 millones de pesos más que lo aprobado, con un total de 1 billón 274,140 millones de pesos, monto que significó 6% más que lo que se gastó en el 2014.

Mayor gasto de lo aprobado incrementa el déficit

El último reporte de Cuenta Pública de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) refiere que en el 2013 el gasto neto total fue superior en 249,989.3 millones de pesos, en relación con el presupuesto aprobado. El gasto programable aprobado fue de 18.3% del Producto Interno Bruto (PIB), pero al final de ese año, el ejercido representó 20.8% del PIB.

De esta manera, el gasto neto total del 2013 aumentó 2.5 puntos porcentuales del PIB, ya que el gasto neto aprobado era de 23.7% del PIB, pero el ejercido llegó hasta 26.2% del producto nacional.

Indica que este excedente impacta sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas, ya que provoca que el gobierno incurra en un déficit presupuestario de manera sistemática. Detalla que en el 2008 los ingresos públicos financiaron 98.8% del gasto neto total, pero en el 2013 este porcentaje disminuyó en 90.3 por ciento.

Lo anterior implica que el gobierno federal debe incentivar la actividad económica para estabilizar los ingresos públicos distintos de los petroleros y de la deuda; además debe fortalecer el balance primario a mediano y largo plazos .

Ramo 23, de los que ?más modifica su gasto

En su reporte, la Auditoría también ubicó aquellas dependencias o ramos que más incrementan su gasto con respecto al presupuesto que se les asignó; algunas de ellas son: la Secretaría de Energía, la Comisión Federal de Electricidad, Provisiones Salariales y Económicas, Educación Pública y Aportaciones a la Seguridad Social.

En el caso del Ramo 23, que se refiere al de Provisiones Salariales y Económicas, se observó que gastó 77,638 millones de pesos más a lo que se le aprobó en el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2015 por un total de 204,945 millones de pesos; monto que significó 36.2% más que lo que gastó en el 2014.

La ASF recomendó en su momento a la SHCP que para mejorar la transparencia y la rendición de cuentas sobre las operaciones presupuestarias que se ejecutan mediante este ramo es pertinente que se identifique el origen y destino de los recursos que financian las ampliaciones presupuestarias, las operaciones de cierre del ejercicio fiscal, y las vinculadas con ingresos excedentes de las dependencias y entidades.

Si la dependencia no aplica dicha recomendación, entonces deberá proponer una alternativa viable que acredite que se alcanzará dicha transparencia y rendición de cuentas.

Urge plan económico contingente basado en el mercado interno

Ante el entorno de volatilidad financiera y en busca de recobrar la confianza empresarial por invertir en México, la industria nacional demandó una política de gasto público eficiente y la elaboración urgente de un programa económico contingente, que apueste por el fortalecimiento de la producción interna como base de la mejora del mercado interno.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), explicó que la inversión y confianza representan dos caras de la misma moneda, si se pierde ésta última los empresarios moderan los flujos de capital que destinan a los sectores productivos y como resultado se tiene un lento crecimiento económico y la generación del empleo.

La inversión es esencial para renovar la infraestructura, maquinaria y equipo, cimientos de la productividad y la competitividad , aseveró el analista de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Además de resultar insuficiente, la inversión extranjera es pequeña para hacer repuntar la economía mexicana, por lo que urge atender a la empresa nacional y crear un entorno favorable.

El aparato productivo requiere evitar que la desaceleración económica y la incertidumbre internacional mermen sus capacidades potenciales. México debe retomar ritmos de inversión más acelerados y es fundamental que se eleve la confianza de sus empresarios. (Con información de Lilia González)

CEESP: corrupción, el principal problema para hacer negocios

De no lograr avances importantes para tener finanzas públicas sanas y nulos niveles de corrupción, esta situación podría ser equivalente a la imposibilidad de lograr tasas de crecimiento económico cercanas a 5%, advierte el sector privado.

Para crecer y además diferenciar claramente a México en el ámbito mundial, son fundamentales dos aspectos: eliminar el déficit primario, lo que implica en buena medida una reducción del gasto público, así como su eficiente asignación, y erradicar la corrupción , acotó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En los últimos años, esta conducta se ha profundizado de manera muy grave, al grado de que especialistas y organismos nacionales y extranjeros la han calificado como uno de los principales factores que pueden inhibir un mayor crecimiento de la economía, toda vez que representa enormes costos para la actividad productiva, lo que incide negativamente en los flujos y la eficiencia de la inversión.

En su mensaje semanal, los analistas del sector privado alertan sobre cómo la corrupción se ha ido convirtiendo en el principal problema para hacer negocios. Mientras que en el reporte de competitividad del Foro Económico Mundial 2012-2013, 16.4% de las respuestas consideró este factor como el más preocupante. (Con información de Lilia González)

[email protected]