La economía de Alemania se expandió 0.6% el año pasado, su ritmo más débil desde el 2013. El gobierno espera un crecimiento de 1% en el 2020, ayudado por un número excepcionalmente elevado de días laborables. Ajustado a los efectos de calendario, Berlín proyecta una expansión de 0.6% del PIB este año.

“El sector manufacturero da señales de recuperación y la confianza empresarial ha mejorado notablemente”, especialmente en la valoración de la situación actual, que no ha aumentado con tal fuerza desde febrero del 2017”.

Las empresas manufactureras fueron menos pesimistas respecto a su situación en los próximos seis meses. Al mismo tiempo, la utilización de capacidades aumentó hasta 83.1 desde 82.6 por ciento.

El clima empresarial en Alemania se deterioró inesperadamente en enero por el empeoramiento de las expectativas, según mostró una encuesta del Ifo, que sugiere que la economía más grande de Europa tuvo un comienzo lento en el primer mes del 2020 después de evitar, el año anterior, una recesión.

El instituto Ifo dijo que su índice de clima empresarial cayó a 95.9 puntos después de situarse en los 96.3 en diciembre. El dato de enero se situó muy lejos del pronóstico del consenso que apuntaba a los 97 puntos.

En el sector servicios, la confianza empresarial cayó notablemente porque las empresas tienen unas expectativas más contenidas para los próximos meses, aunque estaban algo más satisfechas con su situación actual.

En el comercio, la confianza empresarial mejoró y tanto el indicador sobre la situación actual como de las expectativas fueron más elevados que el mes anterior.

No obstante, esta mejora se produjo gracias a los mayoristas, pero los minoristas fueron “más reservados”.

La confianza empresarial  en el sector de la construcción disminuyó. La valoración de las compañías de su situación actual decreció a su nivel más bajo desde junio del 2018, al mismo tiempo que se mostraron más escépticas respecto a los próximos meses.