A pesar de las presiones, el euro no corre peligro de desaparecer ni de devaluarse frente al dólar de manera abrupta llevándolo a alcanzar la paridad con éste, ni mucho menos cotizarse por debajo.

El euro no está en peligro actualmente de marcar una carrera a la baja a juzgar por el valor en el que se encuentra cotizando, además de que no podría llegar al peor de los escenarios porque no puede ser esta moneda la que cargue con todo el peso de una reestructura internacional asegura Santiaga Anima Puentes, Coordinadora del Centro de Estudios Económicos de la Unión Europea en México (CEEUEM).

Ante las dudas que han surgido sobre la fortaleza del euro, la titular del CEEUEM hace énfasis en que China, el país con el mayor monto en reservas, cuanta con más de la mitad de estas deno1minadas en euros y esto ya es un indicador de su fortaleza a pesar de los problemas que

actualmente enfrenta Europa , dice.

El euro ha demostrado que cumple con los requisitos necesarios para ser una moneda de uso internacional igual que el dólar , agrega.

Para el experto del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), Arturo Herrera, del la depreciación constante que ha sufrido el Euro desde diciembre del 2009, que ha sido de 14%, refleja la falta de confianza por la ausencia de un acuerdo de mediano y largo plazo para restaurar la estabilidad financiera a los países de la Zona.

Él considera que el Euro recuperará el terreno perdido, pues por ahora solo refleja la incertidumbre sobre la solvencia de países como Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España PIGS, es el acrónimo con el que los identifica el mercado).

Impensable separación

Los dos especialistas enfatizaron que sería impensable que la crisis fiscal por la que atraviesan los PIGS pueda motivar su expulsión de la Zona Euro o que ellos la abandonen por decisión propia.

Sería el cuestionamiento completo del Euro y una zona común. Va más allá de la propia unidad monetaria, toca temas centrales como la unión Europea, la movilidad laboral dentro de Europa, reglas similares de competitividad y mercado, sería cuestionar la idea de una sola

Europa , dice Herrera.

Las dificultades económicas de países como Grecia o Irlanda hacen que se plantee la posibilidad de su exclusión de la Zona Euro, y la potencial la salida de alguno de los países será más por razones políticas que económicas , comenta Santiago Anima.

Sin embargo, la titular del CEEUEM asegura que esto no ocurrirá porque revelaría un retroceso del proceso de integración que ha costado más de medio siglo.

En el hipotético caso de que Grecia decidiera salir por su propio pie de la Unión Monetaria, Herrera expone que se impondría un gran estrés en los mercados, pues podría desencadenan una corrida de capitales contra aquella economía y contra Portugal, Irlanda y España.

Esto pensando que son estos países los que tienen problemas financieros similares al de Grecia.

Cualquier sugerencia de jugadores fuera, equivaldría a invocar un ataque especulativo contra los bancos griegos y por lo tanto no se puede hacer, remata Ánima.

ymorales@eleconomista.com.mx

RDS