A pesar de la volatilidad que viven los mercados financieros como efecto de la desaceleración económica en China, México se mantiene como un país atractivo para los inversionistas, aseguró Alberto Torres García, titular de la Unidad de Crédito Público de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Luego de dar a conocer la primera emisión de deuda del año por 2,250 millones de dólares con vencimiento para el 2026, el funcionario comentó que los inversionistas internacionales tienen una buena percepción del mercado mexicano.

La confianza de los inversionistas es muy grande porque perciben la sostenibilidad financiera y macroeconómica de México. Prueba de ello fue la transacción del miércoles, donde hubo una fuerte demanda; el perfil de los inversionistas interesados en esta colocación fue muy variado y esto hace que México se destaque de otras economías emergentes , dijo en entrevista.

Explicó que México cuenta con dos elementos favorables que permitieron tener una fuerte demanda en la colocación de deuda.

El primer elemento, indicó, es que hay una confianza bastante amplia por parte de los inversionistas en el entorno macroeconómico y en el desempeño de los mercados financieros mexicanos, esto acompañado de una economía que gradualmente ha venido fortaleciendo su dinámica de crecimiento.

El segundo factor se refiere a la diversificación del portafolio de inversiones que ha hecho el gobierno federal en diferentes monedas.

Detalló que con dichos factores, el gobierno federal buscará a lo largo de este año hacer emisiones de deuda en otras monedas como euros, yenes y libras esterlinas.

Lo que se estuvo haciendo en los últimos años fue buscar planes de financiamiento sobre los rendimientos que ofrecían los diferentes mercados para buscar ventanas de oportunidad que nos pudieran dar condiciones favorables para el gobierno .

Diversificar

De esta manera, enfatizó que el gobierno federal seguirá monitoreando las condiciones en diferentes mercados para invertir, y si existe una buena coyuntura para hacer una emisión en yenes, libras, euros o inclusive otra vez en dólares, se buscará aprovechar esa oportunidad para hacer una transacción.

Torres García afirmó que el portafolio de deuda del gobierno federal está bien diversificado, al conformarse por 78% en pesos y 22% restante en moneda extranjera como dólares, euros, yenes y libras esterlinas, detalló el funcionario.

Existe una participación muy activa en los últimos tres años en la colocación de deuda, y ello se debe principalmente a los eficientes planes de financiamiento que se realizan cada año .

Mencionó que la actividad del gobierno mexicano en los mercados de deuda internacionales buscará un funcionamiento ordenado y eficiente de las curvas de rendimiento en moneda extranjera, a través de operaciones de financiamiento y manejo de pasivos, procurando que las emisiones de nuevas referencias tengan el volumen necesario para contar con una curva de rendimientos líquida y eficiente.

Con esto se busca contar con mayores oportunidades de financiamiento, reducir el costo de la deuda y tener una referencia de utilidad para guiar el costo de otras emisiones del sector público y privado , destacó el funcionario.

Saldo de deuda se estabilizará

Con respecto a la trayectoria que ha mostrado el Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público, que se refiere la deuda más ampliada del país, indicó que si bien ha venido aumentando en los últimos años, después del 2017 se estabilizará.

Hoy está en alrededor de 46.9 del Producto Interno Bruto, se espera que se mantenga en ese nivel en este año y que disminuya en los siguientes. Es importante mencionar que el nivel es bajo en comparación con otros países que incluso son desarrollados y tienen niveles más elevados .

El Plan Anual de Financiamiento 2016 indica que la política de deuda pública tiene entre sus componentes el contar con un adecuado manejo de riesgos del portafolio de la misma. Ello a fin de hacer frente a una amplia gama de choques o escenarios que podrían afectar el acceso al financiamiento, en términos de plazo, costo y disponibilidad de recursos.