Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México (Banxico), afirmó que el endeudamiento no es malo ni bueno y que consolidar a México como el motor manufacturero en América del Norte ayudará a salir de la recesión causada por la pandemia del coronavirus.

En reunión a distancia, por videoconferencia, con la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, que preside Ricardo Monreal Ávila, y a pregunta específica de algunos legisladores que pidieron su opinión sobre la conveniencia de que México se endeude más, el gobernador Díaz de León respondió:

“Es muy importante identificar que en una circunstancia como la que enfrentamos el endeudamiento per se no es ni malo ni bueno. Depende mucho del destino y de los programas en los que se utilice y de los riesgos a los cuales estén asociados.

“En esto también es importante, y sobre todo haciendo acopio de episodios pasados donde en circunstancias difíciles a lo mejor puede haber algunos apoyos que puedan ser para algunos sectores o agentes, claramente en situación difícil pero identificados, y que sea realmente con una incidencia sobre todo a los contribuyentes”.

Desde su óptica, se pueden encontrar fórmulas que vinculen de mejor manera a quien puede recibir parte de los 800,000 millones de pesos que Banxico destinó ya, que equivalen a 3.3% del Producto Interno Bruto del 2019, para que contribuya a una potencial fuente de repago.

“Eso puede alinear de mejor manera a quienes pueden ser objeto de algunos de estos apoyos y que también puedan tener forma de corresponder cuando la emergencia sea superada’’.

Es muy importante, apuntó, identificar el destino del endeudamiento y cuál es la fuente de repago.

“A veces, en una situación de emergencia, es más fácil decir se necesita a, b, o c, y no necesariamente y cuánto va a ser el compromiso de mayores ingresos hacia adelante para, precisamente, compensar ese uso adicional de recursos en el corto plazo, aunque pueda ser necesario o legítimo utilizarlo, y, en ese sentido, tanto identificar la necesidad de gasto con la fuente futura de ingreso y ligar mejor los sectores que puedan contribuir en ambos lados puede ayudar a que esto sea más factible’’.

En la situación de emergencia actual, en su dimensión económica, detalló, una parte importante es tratar de evitar la pérdida de empleo y de entidades productivas; es decir, el cierre de negocios y empresas.

[email protected]