Washington. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde afirmó que un acuerdo comercial con más de 20 años de operar, como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) tiene que renovarse y actualizarse.

“Para un acuerdo comercial que ha existido por 20 años, no es inusual, ni tampoco innecesario su actualización. Meterse bajo la piel del acuerdo para encontrar lo que funciona, lo que se puede mejorar y los nuevos temas que se deben considerar”, aseveró.

Al otorgar la conferencia de prensa que marca el inicio formal de las Reuniones Anuales, detalló que en estas más de dos décadas de vida que tiene al acuerdo, “nos hemos comunicado por teléfonos celulares, usando tecnología digital. Esas economías dominadas por los servicios probablemente no estaban contempladas en el acuerdo. Y es en este sentido que la negociación es muy bienvenida”.

Pese a advertir que el Fondo no suele hacer comentarios cuando alguna negociación de sus miembros está en marcha, como ahora sucede con la del TLCAN, refiere su experiencia personal, cuando fue ministra de Comercio en Francia.

Favorecer con ventajas a la gente

La directora gerente argumentó que, en una renegociación de acuerdo comercial, se tienen que considerar las regiones, las áreas y sectores que son impactados para asumir las decisiones sobre sus asuntos.

En este sentido, precisó, se trata de ayudar y reorientar la educación y el entrenamiento, para que la gente aprenda a utilizar nuevas tecnologías móviles, y ser más competitiva. Y su comentario aplica por igual al tratado comercial, que a los cambios tecnológicos que están presentándose en este momento.

Esta misma semana, en los trabajos previos a las reuniones, el consejero económico del FMI, Maurice Obstfeld, dijo que la esperanza del FMI es que las negociaciones sigan adelante “sin tropiezos, suavemente y que los resultados serán para mejorar y dar certidumbre a los socios en el futuro”.

Comentó además que “cualquier evento que trastoque las relaciones comerciales, incluso el TLCAN, puede afectar las cadenas productivas de México y de los otros socios”.