La economía española crecería 17% (232,390 millones de euros) si se alcanzara la misma tasa de empleo femenino que en Suecia, que es de 80%, aseguró un informe de la consultora PwC publicado con motivo del Día de la Mujer.

El estudio cifra la brecha salarial en 13.5%, inferior a la del 2014, cuando era de 14.9%, y recomienda para reducirla aumentar el gasto público en familias, impulsar el emprendimiento femenino y la proyección de las mujeres a puestos de mayor remuneración y dificultad técnica.

De acuerdo con datos de Eurostat (con cifras al 2016), la tasa de empleo femenino en España es de 58.1%, es decir, casi 22 puntos por debajo de la Suecia, país que lidera  en la Unión Europea.

Según la encuesta, 45% de las trabajadoras en España teme que la maternidad impacte de manera negativa en su carrera profesional y 40% de las mujeres cree que acogerse a programas de flexibilidad laboral puede perjudicarlas en su trayectoria laboral. Además, según PwC, España está en la parte baja de la tabla de los países de la OCDE en cuanto a integración de la mujer en el mercado laboral, situándose en el puesto 28 de 33.

El mismo informe asevera que la inserción de la mujer en el mercado laboral español ha aumentado en 17 puntos desde el 2000, lo que supone el incremento más importante en todos los países analizados.

A la hora de mejorar las perspectivas laborales de las trabajadoras en las empresas, las mujeres piden mayor transparencia en los procesos de promoción y evaluación, así como en el reparto de responsabilidades dentro de las compañías.

BRECHA SALARIAL

En la Unión Europea (UE), la brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza 16.3 por ciento.

La Comisión Europea (CE) publicó en octubre pasado estas cifras con motivo del Día Europeo por la Igualdad Salarial.

La cifra varía en cada Estado miembro, pero a nivel comunitario implica que 16.3% de los 365 días del año, 59 días, las mujeres dejan en la práctica de estar remuneradas al mismo nivel que sus compañeros hombres. En el caso de España, las mujeres pasan los últimos 54 días del año “sin cobrar” al mismo nivel que sus homólogos.

El vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans, y las comisarias europeas de Empleo, Marianne Thyssen, y de Igualdad de Género, Vera Jourová, lamentaron que la igualdad de género, uno de los valores fundacionales de la UE, esté aún lejos de convertirse en realidad en lo que se refiere a igualdad salarial.