El Producto Interno Bruto (PIB) de Japón creció a un ritmo anual de 0.2% en el tercer trimestre del 2019, gracias principalmente al incremento de la inversión inmobiliaria y pública, informó este jueves el gobierno.

Entre julio y septiembre, la tercera economía mundial se expandió 0.2% con respecto al trimestre inmediato anterior, según los datos publicados por la Oficina del Gabinete.

Durante el segundo trimestre de este año (abril-junio), el PIB japonés avanzó 1.3% anualizado y 0.3% respecto al trimestre previo, según las cifras gubernamentales revisadas.

La expansión del PIB de Japón es la cuarta consecutiva en términos intertrimestrales, aunque está muy por debajo de las previsiones y supone una desaceleración notable con respecto al periodo previo.

El aumento de la inversión inmobiliaria, de 5.7% anual, fue el más notable durante el tercer trimestre de este año. En lo que se refiere al trimestre anterior, aumentó 1.4 por ciento.

Otro de los factores que contribuyeron a mantener el crecimiento en el país asiático fue la inversión de capital corporativo (uno de los componentes clave de la estrategia del gobierno del primer ministro, Shinzo Abe, para estimular la recuperación) y la pública.

La inversión de las empresas aumentó 3.5% anual en julio-septiembre y  0.9% intertrimestral, mientras que la inversión pública se incrementó 3.4% a ritmo anual y 0.8% trimestral.

El consumo doméstico, un pilar que representa 60% de la economía japonesa, creció 1.4% anual y 0.4% con respecto al trimestre previo, impulsado por un alza de la demanda justo antes de que entrara en vigor un incremento del IVA en octubre.

Estas cifras se vieron eclipsadas por la caída en las exportaciones, que disminuyeron 2.6% anual y 0.7% intertrimestral.