El Banco Popular de China (PBOC, por su sigla en inglés) realizó el martes la mayor inyección de fondos de mediano plazo de su historia para reforzar la liquidez, después de que los recientes incumplimientos de bonos corporativos golpearon la confianza de los inversionistas y echaron por tierra nuevas emisiones.

El PBOC dijo en un comunicado que emitió 145,000 millones de dólares en préstamos de mediano plazo a un año a instituciones financieras para mantener una “razonablemente amplia liquidez en el sistema bancario”.