El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dijo que hay conciencia entre los países del G-20 para refrendar su compromiso de moverse hacia políticas cambiarias flexibles y corregir los marcados desequilibrios comerciales.

Pese a que admitió que existen riesgos de que algunas naciones tomen medidas proteccionistas para combatir los embates de la crisis global, Meade vio inconveniente que otras devalúen su moneda para impulsar sus exportaciones y, al mismo tiempo, su crecimiento.

Si nos movemos en esa espiral yo tengo la convicción y hay claridad de que el resultado va a ser malo , dijo Meade en entrevista, consultado sobre las medidas extraordinarias adoptadas por Japón para apoyar su economía.

El banco central japonés sorprendió a los mercados al reforzar su programa de alivio cuantitativo para tratar de reanimar la economía del país, una medida que despertó más preocupaciones sobre sus perspectivas.

Meade dijo que países como Japón y China deben procurar medidas que fortalezcan su mercado interno, en lugar de dar impulso a sus exportaciones a través de su moneda.

Si todo mundo trata de salir de la crisis por la vía de que todo mundo exporte, pues la suma no da , dijo el funcionario.

En términos generales, el G-20, en consenso, ha refrendado el compromiso en un par de reuniones para acá y esperamos que ése siga siendo el caso del G-20 nuestro, de que esos imbalances (desequilibrios) deben corregirse de manera coordinada , agregó.

En la reunión más reciente en noviembre, los líderes del G-20 dijeron que los países con elevados saldos a favor en sus cuentas comerciales deberían impulsar la demanda y hacer más flexible su política cambiaria, una visión dirigida hacia el yuan de China.