Washington, DC. El Fondo Monetario Internacional (FMI) podría dejar sin cambios su pronóstico de crecimiento para México en 1.7% para este año y 2% para el próximo, considerando que ha disminuido la incertidumbre sobre la relación comercial del país con Estados Unidos, concuerdan analistas de las consultorías Global Insight, FocusEconomics; y los grupos financieros Barclays y GBM Casa de bolsa.

La actualización de las expectativas mundiales de crecimiento, incluidas las de México, serán divulgadas por el FMI en conferencia de prensa, como preámbulo a las Reuniones de Primavera que sostendrá a partir del jueves en Washington, DC.

En conversaciones separadas, economistas para México y América Latina coinciden en que han mejorado las perspectivas para la economía administrada por Enrique Peña Nieto, a partir de la mayor claridad que está arrojando la posición de su principal socio comercial sobre el tratado trilateral.

El tono de la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido más conciliador en los últimos meses respecto de la relación con México; sus últimas negociaciones con China, así como su impredecible política exterior, ponen de manifiesto que a Trump hay que tomarlo en serio y que sí van a ocurrir negociaciones para lograr un acuerdo comercial que favorezca a Estados Unidos , argumentó Ricardo Aceves, economista sénior de FocusEconomics para América Latina.

No obstante, el director gerente para América Latina en IHS Global Insight, Rafael Amiel, destacó desde París que las condiciones domésticas de las políticas fiscal y monetaria siguen siendo negativas para el crecimiento.

El gobierno sigue sin dinero para gastar e invertir y el Banco de México tiene una política muy restrictiva, lo que incide en un pronóstico de crecimiento en desaceleración, con menos crédito para el consumo e inversión; un gobierno sin recursos para invertir y un panorama para el petróleo que no genera mejora para las finanzas públicas mexicanas , dijo.

En IHS Global Insight, corrigieron al alza su previsión de crecimiento para este año, de 1.5 a 1.7% y mantienen su pronóstico en 2.2% para el año entrante.

En el 2018, gasto favorable ?al crecimiento

Para el año entrante, tal como lo tiene diagnosticado el FMI, hay condiciones para esperar una aceleración en la economía, coinciden los analistas y estrategas consultados. Desde Nueva York, Marco Oviedo, jefe para América Latina de Research en Barclays, destaca que estas expectativas para el 2018 incorporan el impacto de una actividad económica más dinámica impulsada por el efecto cíclico que genera un mayor gasto, como el que suele acompañar a los procesos electorales de México, en particular el presidencial.

El estratega de Global Insight admite que la administración mexicana enfrentará presiones para ejecutar el gasto el año entrante, pero confía en que la sombra del recorte de calificación que tienen las tres agencias más grandes sobre México podría alimentar un gasto más racional y prudente.

Inversión seguirá rezagada

El analista de Global Insight considera que las inversiones detenidas por la incertidumbre evidencian el apetito que tienen por hacer negocios en el mercado de Estados Unidos.

Considera que es necesario que las autoridades fortalezcan las instituciones, que garanticen regulaciones equitativas y un cumplimiento de la ley, para mejorar los costos operacionales y hacer más atractivo al país.

Para GBM, es indispensable que en el 2017, se vea una clara disminución en el gasto público que garantice la transparencia en la ejecución y el cumplimiento de las metas fiscales.

Es claro que mucho de lo que se ha logrado para llegar a las metas de déficit ha tenido que ver con el ingreso extraordinario que le ha aportado Banco de México, lo que también dificulta la certidumbre que guía a las inversiones.

Desde la Ciudad de México, Olaf Sandoval, analista sénior de economía en Grupo Bursátil Mexicano (GBM), advirtió además que la tendencia de la inflación continuará como un factor de presión para la dinámica del consumo doméstico, vía tasas.

Anticipa al menos tres alzas adicionales de tasas, que llevarían al precio del dinero a 7.25% al cierre del año, lo que podría desacelerar la dinámica del crédito.

No obstante, admite que la competencia bancaria podría hacer un contrapeso al aumento de las tasas, lo que favorecerá a un gasto consistente.

En las últimas semanas diversas corredurias y despachos económicos han modificado al alza su estimación de crecimiento para este del país, en medio de un mejor desempeño de las exportaciones.

El WEO será presentado esta mañana por el consejero económico del FMI, Maurice Obstfeld.

ymorales@eleconomista.com.mx