Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) dieron luz verde este lunes a un nuevo desembolso de 6,700 millones de euros en el marco del rescate de Grecia, al constatar que Atenas ha completado “casi todas” las reformas exigidas en la tercera revisión, pero instó a las autoridades helenas a aprobar las reformas “pendientes”.

“El Eurogrupo celebra la adopción de casi todas las acciones previas acordadas para la tercera revisión tras el acuerdo a nivel técnico sobre el paquete de reformas presentado el 4 de diciembre”, expresaron los titulares de Economía de la zona euro en un comunicado.

“El Eurogrupo insta a las autoridades griegas a completar las reformas pendientes con carácter de urgencia”, añade el documento, en el que los ministros piden al Grupo de Trabajo del Eurogrupo que “verifiquen la implementación completa” de estas reformas que el gobierno de Alexis Tsipras aún no ha aprobado.

Una vez que se constate que se completaron todas las exigencias de la tercera revisión, el Mecanismo Europeo de Estabilidad tendrá que aprobar el desembolso de los 6,700 millones de euros, que estarán divididos en dos pagos diferentes. El primero de ellos, de 5,700 millones, se efectuará en febrero y se utilizará para la liquidación de atrasos y para la creación de una “caja de efectivo” para el Estado heleno.

“Los siguientes desembolsos para el pago de atrasos podrían ser aprobados por el Grupo de Trabajo del Eurogrupo en primavera”, especifica el comunicado sobre los 1,000 millones del segundo tramo.

Los titulares de Economía de la zona euro señalaron además que la conclusión de la tercera revisión permite “prestar atención a las etapas finales” del rescate, que debe acabar en agosto de este año.

Asimismo, el Eurogrupo confirma, tal y como estaba previsto al cerrar esta revisión, que comenzarán las conversaciones a nivel técnico para definir las medidas de alivio de la deuda pública griega para el medio plazo, que serán adoptadas “si es necesario, tras la conclusión exitosa” del rescate.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, celebró en la rueda de prensa posterior al Eurogrupo el cierre de la tercera revisión del rescate, al tiempo que destacó el esfuerzo “muy importante” por parte de las autoridades helenas, que ha sido “reconocido por todos”, incluso por “aquellos que hace poco marcaban cierto escepticismo”.

“El 2018 será el año decisivo para Grecia, el año en el que el país saldrá por fin de ese largo periodo de asistencia financiera, marcada por pruebas sociales y que también ha permitido reformas estructurales para que la economía griega saliera más fuerte”, destacó el francés.

S&P ELEVA SU NOTA

En tanto, la agencia calificadora S&P Global Ratings elevó el viernes pasado la nota de Grecia de “B-” a “B” al observar mejoras en la situación económica tras una larga crisis.

“Para nosotros, las perspectivas de crecimiento y presupuestales de Grecia mejoraron con un repunte del mercado del empleo y paralelamente un periodo de relativa estabilidad política”, dijo S&P, que añadió que la perspectiva de esa nota es Estable.

“La elevación de la nota refleja la sostenida mejoría general de las finanzas del gobierno y la gradual recuperación de sus perspectivas económicas”, dijo S&P.

Señaló que Atenas tuvo superávits presupuestales en el 2016 y el 2017, y que la economía salió el año pasado de una prolongada recesión.

S&P estima que el Producto Interno Bruto de Grecia crecerá 2% este año. Advirtió que podría revisar la perspectiva “en caso de giros políticos que hagan revertir el proceso de reformas o si los resultados del crecimiento son significativamente más débiles de lo esperado”.

Hacia fines de septiembre pasado, Grecia había recibido más de 221,000 millones de euros vertidos por instituciones europeas y 11,500 millones del Fondo Monetario Internacional.