El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) alertó que es necesario buscar mecanismos adicionales para detener la depreciación del peso mexicano, y la política monetaria del Banco de México (Banxico) podría utilizarse como una herramienta adicional.

Joaquín Gándara Ruiz Esparza, presidente nacional del IMEF, evidenció que por medio de las subastas gubernamentales el banco central, en un año, ha destinado más de 20,000 millones de dólares de la reserva internacional, en apoyo para el peso, mecanismo que, hasta el momento, resulta un paliativo.

La inyección de los dólares ha tenido un efecto no muy significativo para atemperar la depreciación del tipo de cambio, que ya registra varios días cotizándose por arriba de los 18 pesos por dólar , añadió.

En conferencia de prensa, y a la par de lo ya comentado, cuestionó al Banxico si ante dicha inefectividad, todavía vale la pena seguir sacrificando reservas o será momento de cambiar de instrumento.

Advirtió que existe el riesgo de que en los próximos meses haya un traspaso a los precios de la debilidad de peso que pondría en riesgo la meta de inflación; será necesario que se tomen medidas al respecto, insistió.

Gabriel Casillas, vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, consideró que en los próximos días el Banxico tendrá que anunciar un nuevo mecanismo para proteger el valor cambiario de la moneda nacional.

Se tendría, argumentó, que generar un mecanismo que, por una parte, se componga por subastas de dólares (el monto de 400 millones de dólares se tendrá que incrementar), y por otra, con alza de tasas de interés desligadas de los tiempos de la Reserva Federal .

Tal vez no sean efectivas para detener una depreciación pero sí lo serán para paliar el sentimiento especulador, y eso es lo más importante. La Comisión de Cambios actuará de manera responsable en las próximas semanas , matizó.

Descartan crisis económica

Casillas aclaró que la depreciación del tipo de cambio con la que arrancó el 2016 que se percibe desde mediados del 2015 no necesariamente desataría una crisis económica en el país ni en el mundo.

Una crisis está asociada a una contracción en la economía, con alta inflación y pérdida de empleos, y eso no se percibe en estos momentos, señal de que la economía va por el camino correcto , dijo.

Los ejecutivos de finanzas insistieron en que México cuenta con las fortalezas macroeconómicas para hacerle frente a episodios de volatilidad y seguir diferenciándose de las economías emergentes.

En el 2016, México será el responsable de 85% del crecimiento de Latinoamérica, ello porque nuestro país crecerá a una tasa de 2.7%, además de que Brasil tendrá otra contracción y las otras economías no crecerán al ritmo esperado , aludió Casillas.

En temas relacionados con la caída en el precio y producción de petróleo, opinó que si el barril de crudo llega a cotizarse por debajo de los 10 dólares, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) tendría que incrementar el recorte al gasto previsto para el 2016.

El precio actual (20.02 dólares por barril) se acerca al costo de producción; si llega a bajar más, el gobierno tendrá que tomar medidas al respecto; ya no sería un negocio rentable , concluyó Gándara.