El Banco Central Europeo (BCE) tiene margen para recortar aún más su tasa de depósito si es necesario para mejorar las condiciones de financiamiento y alcanzar su objetivo de inflación, dijo el miércoles Klaas Knot, gobernador del banco de Holanda y miembro del consejo de gobierno del BCE.

“Todavía hay margen para recortar las tasas”, dijo el gobernador del banco central en una entrevista para Bloomberg TV.

"Pero, por supuesto, eso tendría que determinarse en consideración conjunta con nuestra política monetaria general, que está determinada por una multiplicidad de herramientas", agregó Klaas Knot.

Knot añadió que el BCE puede bajar más la tasa de interés de depósito (-0.50 %), la tasa de interés con la que tradicionalmente se remuneraba los depósitos a un día, pero que desde junio del 2014 están en negativo, por lo que ahora los penaliza para impulsar el crédito.

Analistas coincidieron que la apreciación del euro limita el efecto de las compras de deuda por valor de 1.85 billones de euros y de la liquidez barata que el BCE aprobó para afrontar las consecuencias económicas de la pandemia e impide que suba la inflación, que está por debajo de 0.

Asimismo, comentaron que un euro fuerte encarece las exportaciones y por ello las empresas de la eurozona pierden competitividad respecto a las de otras regiones monetarias y se reducen sus exportaciones.

Pero, al mismo tiempo, un euro fuerte reduce los precios de las importaciones, por ejemplo del petróleo y las materias primas, lo que presiona a la baja la inflación.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo la semana pasada que observan muy cuidadosamente el tipo de cambio del euro.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional revisó a la baja sus previsiones de crecimiento económico de este año para el bloque, colocándolas en 4.2%, diez décimas menos que en los cálculos anteriores.

Alemania recorta pronóstico

Debido a las nuevas restricciones de actividades en Alemania, el gobierno decidió recortar su previsión de crecimiento para el 2021 a 3%, desde 4.4% anterior.

El ministro de Economía, Peter Altmaier, advirtió que la situación sigue siendo grave debido a la nueva variante más infecciosa del virus.