El Banco Central Europeo (BCE) anunció una expansión mayor a la prevista de su plan de estímulos para ayudar a sostener la economía del bloque, que sufre su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial después de haber quedado virtualmente paralizada por la pandemia del coronavirus.

Apenas dos meses después de lanzar una serie de medidas de soporte, el BCE incrementó los montos de compras de bonos por la emergencia en 600,000 millones de euros (674,000 millones de dólares), a 1.35 billones de euros, e indicó que estas operaciones estarían vigentes hasta junio del 2021, seis meses después de lo anticipado originalmente.

El banco central también dijo que reinvertirá los ingresos por las compras de emergencia por la pandemia al menos hasta finales del 2022.

La presidenta del banco central, Christine Lagarde, debía abordar las especulaciones de que el organismo seguiría los pasos de la Reserva Federal estadounidense en la compra de bonos con grados de inversión especulativa, pero dijo que esta alternativa ni siquiera fue discutida por las autoridades.

El anuncio, que se produjo justo después de que la corte constitucional de Alemania determinó que el BCE se ha estado excediendo en su mandato al continuar con los programas de compras de activos, provocó una fuerte alza del euro y de los mercados de deuda.

“Las medidas son otro reflejo de que el BCE quiere indicar que está totalmente dispuesto a hacer todo lo necesario para ayudar al área del euro a sobrevivir en una pieza la crisis del coronavirus. El BCE hará su parte y espera que los gobiernos hagan la suya”, dijeron analistas de la firma Nordea.