Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), comentó estar dispuesto a intensificar las medidas para sostener la economía en Europa, aunque se expresó confiado en que la inflación en la zona euro llegará a 2% sin retraso injustificado.

Puedo decir, por lo tanto, con confianza y sin autocomplacencia, que aseguraremos el retorno de la inflación a 2% sin demoras, porque estamos desplegando herramientas que creemos que nos permitirán lograrlo , comentó.

No hay ninguna duda de que si tenemos que intensificar la utilización de nuestros instrumentos para asegurarnos de alcanzar nuestro objetivo de estabilidad de precios, lo haremos , declaró el dirigente en un discurso en Nueva York, al día siguiente de los anuncios que decepcionaron a los mercados.

Alertado por una inflación en punto muerto y una recuperación tímida en la zona euro, el BCE bajó la semana pasada una de sus tasas de referencia y decidió extender por al menos seis meses, hasta marzo del 2017, la duración del alivio cuantitativo (QE, por su sigla en inglés), el programa de compra masiva de deuda lanzado nueve meses atrás.

Draghi aseguró que el programa está aquí para quedarse y que podría ser recalibrado .

Tras los anuncios, las bolsas cayeron y el euro subió fuertemente, en la medida en que los inversionistas los consideraron muy tímidos con relación a lo esperado.

El paquete (de medidas anunciado el jueves) no tenía como objetivo responder a las expectativas de los mercados , afirmó el dirigente.

En su discurso, Draghi se mostró optimista respecto de que la actuación del BCE permitirá retomar el objetivo de 2% de inflación anual.

Puedo decir (...) con confianza y sin complacencia alguna que conseguiremos la vuelta de una inflación de 2% sin retraso injustificado , añadió.

Pese a la baja inflación en la zona euro, Draghi aseguró que el riesgo de deflación, cuya sombra ha planeado sobre la región durante muchos meses, estaba totalmente descartado .