El Banco Central Europeo (BCE) comprará bonos corporativos en el mercado y directamente de emisores, que podrían incluir a automotrices cuyo brazo de leasing es supervisado por el mismo BCE, como Volkswagen, explicó la entidad.

Las compras comenzarán en junio y serán parte del programa de adquisiciones de activos del BCE de 80,000 millones de euros para impulsar la inflación y el crecimiento económico en la zona euro al reducir el costo del crédito.

El BCE se ha dado a sí mismo cierta flexibilidad a la hora de establecer los parámetros para su programa de deuda corporativa, en un intento por hacer frente a preocupaciones de que tenga dificultades para encontrar bonos elegibles para comprar.

A diferencia de sus compras de bonos soberanos, el BCE no sólo comprará en el mercado secundario, sino también de emisores, que excluye a empresas controladas por entidades públicas.

Las compras serán realizadas en los mercados primario y secundario, pero ninguna adquisición en el mercado primario involucrará a instrumentos de deuda emitidos por entidades que califiquen como emprendimientos públicos , afirmó el BCE en un comunicado.

El banco no ha decidido cuántos bonos comprará cada mes o de qué países, sino que sólo dijo que puede comprar bonos emitidos por empresas de la zona euro, que tengan un grado de inversión y que no sean bancos, pese a que sean dueñas de uno, como es el caso de muchas automotrices.

Si el emisor tiene una subsidiaria que es un banco, no estará excluido bajo este criterio. Consecuentemente, el Eurosistema puede comprar los bonos corporativos de un emisor como ese si se cumplen todos los otros criterios de elegibilidad , comentó el BCE.

El banco central de la zona euro es el supervisor directo de Volkswagen Financial Services AG, el brazo de leasing del fabricante alemán de automóviles, que tiene una calificación de grado de inversión y es potencialmente elegible para el programa de bonos corporativos.

Sin embargo, las empresas que tengan a un banco como su matriz no estarán incluidas en el programa, explicó el BCE. Las compras serán realizadas por los bancos centrales de España, Italia, Francia, Alemania, Bélgica y Finlandia, pero los riesgos serán compartidos en toda la zona euro.

La entidad monetaria llevará a cabo estas compras, como mínimo, hasta marzo del 2017 y más allá de esta fecha, en caso de que sea necesario, o hasta que el consejo de gobierno vea un ajuste sostenido en el ritmo de inflación consistente con su objetivo para esta medida .

DraghI considera usar todos los medios

Tras la reunión habitual de política monetaria, Mario Draghi, presidente del BCE, se declaró determinado a utilizar todos los instrumentos disponibles , para estimular la demanda y, consecuentemente, los precios en la zona euro.

Si es necesario, utilizaremos todos los instrumentos disponibles dentro de nuestro mandato , aseguró Draghi en una conferencia de prensa. Tras la reunión, el consejo de Gobernadores del BCE decidió, como se esperaba, mantener sin cambios sus tasas de referencia. La principal tasa, el barómetro del crédito en la zona euro, sigue en cero desde el mes pasado.

Draghi también respondió a las críticas procedentes de Alemania contra su acción y defendió la independencia de su institución, al recordar que ésta obedece a la ley, no a los políticos .

Tenemos como mandato lograr la estabilidad de precios para toda la zona euro, no solamente para Alemania , indicó Draghi.