El Banco Central Europeo (BCE) adquirió la cifra récord de 34,097 millones de euros en activos a través de su programa de compras de emergencia contra la pandemia de Covid-19 (PEPP, por sus siglas en inglés) en la última semana, coincidiendo con el veredicto del Tribunal Constitucional de Alemania, que el pasado martes cuestionó algunos aspectos del programa de compra de deuda pública PSPP del banco central de la eurozona.

De este modo, la cantidad semanal gastada por el BCE en sus compras de emergencia representa la más elevada desde el lanzamiento del programa y supone un incremento de 54.3% en comparación con la semana precedente, cuando la cifra fue de 22,092 millones.

Asimismo, teniendo en cuenta que en la última semana la entidad dispuso de cuatro sesiones hábiles, el gasto promedio diario se disparó a 8,524 millones, casi el doble que la semana anterior.

La cantidad invertida a través del programa PEPP desde que entrara en funcionamiento el pasado 26 de marzo alcanza ya los 152,908 millones de euros, después de que en los pocos días de marzo en que estuvo en vigor el BCE empleara 15,444 millones de euros, mientras que en abril invirtió 103,366 millones.

El BCE anunció el pasado 18 de marzo el lanzamiento del nuevo programa PEPP, con una dotación de 750,000 millones de euros, que estará en vigor hasta que haya terminado la fase de crisis por el Covid-19, garantizando que como mínimo seguirá comprando activos hasta final del 2020. El BCE disparó en abril sus compras de deuda de Italia, Francia y España en detrimento de Alemania.

Fallo del Tribunal Alemán, se puede solucionar: Merkel

La canciller Angela Merkel mencionó a altos cargos del partido que el fallo del Tribunal Constitucional de Alemania sobre el programa de estímulo del Banco Central Europeo es algo que “se puede solucionar” si el organismo comunitario explica el plan.

Merkel dijo en la reunión con el primer escalón de los Demócratas Cristianos, que era comprensible que la Comisión Europea haya subrayado que los tribunales nacionales no pueden poner en duda los fallos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), dijeron los asistentes.

Merkel pidió una respuesta “sabia” a la sentencia, que dijo que era de gran importancia, según los participantes. Argumentó también que era problemático que algunos otros gobiernos de la Unión Europea hubieran acogido de buen grado el fallo del tribunal, aludiendo a la aprobación de Polonia, por ejemplo.

Fuentes parlamentarias dijeron la semana pasada que los legisladores alemanes estaban debatiendo si exigir a su banco central nacional, el Bundesbank, que les informara sobre la política del BCE después de que el máximo tribunal del país apuntara a un plan de estímulo del FMI. (Con informacion de agencias)