El 2013 es decisivo para evitar una recaída de la economía mundial, advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Estamos en la antesala de una nueva economía (…) que estará impulsada en mayor medida por los mercados emergentes dinámicos y los países en desarrollo , explicó la directora gerente Christine Lagarde, a los líderes convocados en Davos por el Foro Económico Mundial.

Enfatizó que las economías emergentes tienen que recomponer su margen de maniobra para aplicar políticas que permitan aliviar el efecto de la incertidumbre financiera por la lenta toma de decisiones de las economías avanzadas.

Reconoció que las economías emergentes son más vulnerables que otras, por lo que urgió a adoptar medidas para impulsar desempeños más homogéneos en estos nuevos motores de crecimiento.

Asimismo, refirió que no es sólo responsabilidad del sector público apuntalar la economía, pues la Iniciativa Privada tiene que asumir también la obligación de rendir cuentas, añadir valor, crear empleo y desarrollar nuevas ideas que impulsen a la maquinaria productiva.

Francamente, dijo: Necesitamos que se produzcan más cambios de este tipo en el 2013. Concluir la reforma del sector privado debe ser una prioridad . De acuerdo con ella, hay señal de que está flaqueando el compromiso como el debilitamiento de las reformas, las demoras en su implementación y la incoherencia de los enfoques .

Los riesgos, advirtió, son el debilitamiento de las normas sobre capital y liquidez; pocos avances en ámbitos clave como la resolución transfronteriza.

[email protected]