Washington.- Un grupo de importantes legisladores estadounidenses establecieron el miércoles la ambiciosa meta de lograr un amplio acuerdo sobre la reducción de la deuda, aunque republicanos y demócratas todavía están lejos en asuntos como impuestos o salud.

El vicepresidente Joe Biden se reunió en el Capitolio con seis congresistas con el fin de llegar a un acuerdo sobre la manera de reducir el enorme déficit presupuestario y elevar el límite de endeudamiento de 14.3 billones de dólares y así el país pueda evitar una moratoria en sus obligaciones financieras.

El el grupo, que intenta romper la creciente crispación entre los partidos de cara a las elecciones de noviembre del 2012, habló sobre propuestas para implantar recortes automáticos al gasto y la posibilidad de alzas tributarias si el Congreso no puede rebajar los billones de dólares de déficit presupuestario en los próximos años.

"Hubo un amplio apoyo a la idea de que implementemos un mecanismo que asegure un reducción del déficit", dijo el representante demócrata Chris Van Hollen a periodistas tras el segundo día seguido de conversaciones. Pero aclaró que republicanos y demócratas todavía estaban en desacuerdo sobre cómo implementar el mecanismo.

Los negociadores, que volverán a reunirse el jueves, enfrentan una creciente presión para llegar a un acuerdo.

El presidente Barack Obama y el jefe de la Reserva Federal, Ben Bernanke, advirtieron esta semana sobre posibles consecuencias económicas devastadoras que se producirían si el límite del endeudamiento no se elevaba para el 2 de agosto, cuando el Tesoro ha advertido que no será capaz de pagar todas las cuentas de la nación.

Las agencias de calificación han advertido que Estados Unidos podría perder la máxima nota que ostenta su deuda si el Congreso no se apresura a actuar. Standard & Poor's podría tener una oportunidad de explicar su postura en detalle al Congreso, según dijo a Reuters el presidente del Comité de Presupuesto, Paul Ryan.

Los republicanos han afirmado que cualquier incremento en el techo de la deuda debe incluir limitaciones al gasto que sean proporcionales. Esto implica recortes de al menos 2 billones de dólares que aseguren que el Congreso no tenga que abordar nuevamente este tema antes de los comicios del 2012.

La Casa Blanca y los republicanos han acordado de forma provisoria ahorrar al menos 150,000 millones de dólares en los próximos 10 años, mediante el recorte de partidas como los subsidios agrícolas. Ambas partes han asegurado que pueden conseguir ahorrar más de 1 billón de dólares en total.

Los participantes afirman que pretenden concluir las negociaciones para el 1 de julio, un mes antes de la fecha límite del 2 de agosto, lo que daría tiempo a Obama y al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, de pulir un acuerdo final y llevarlo a los legisladores.

EU, LEJOS DE MORATORIA: ANALISTAS

La mayoría de 70 economistas encuestados por un sondeo de Reuters afirmó que era "altamente improbable" que Estados Unidos cayera en una moratoria técnica, es decir que el Gobierno no pudiera cumplir algunas de sus obligaciones financieras.

Sin embargo, la Casa Blanca y los republicanos no concuerdan sobre qué mecanismos utilizar si el Congreso no logra controlar el déficit.

Los republicanos quieren recortar el gasto desde los niveles actuales de un 25% del Producto Interno Bruto (PIB) para mantenerlo por debajo del 20%. Su propuesta consiste en activar un mecanismo de control automático si se alcanza este nivel.

Por su parte, los demócratas afirman que esto ataría las manos del Ejecutivo y lo inhabilitaría para responder a emergencias. Dicen que es mejor establecer metas generales para el déficit o la deuda en los próximos años, y permitir ya sea alzas de impuestos o recortes de gasto para cerrar la brecha si no se alcanzan tales objetivos.

apr