Antes de reformar la estructura de la banca de desarrollo en México, es necesario que se retome claramente la función que tiene el sector de ser un generador de crecimiento dentro de la economía, así como el que sus operaciones deben ser eficientes, independientemente de la forma que tienen las instituciones, coinciden académicos y especialistas del sector bancario.

Académicos de la Universidad Panamericana, del CIDE, de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC), opinan que si bien es necesario reformular el esquema de la banca de desarrollo, primero se debe comprender que el sector debe otorgar mucho más crédito de lo que se da actualmente, con un enfoque social y no de rentabilidad.

Al mes de marzo del 2010, la banca de desarrollo registró un saldo de 404,000 millones de pesos en su conjunto, de acuerdo con datos del Banco de México, lo que significó una disminución de 3.2% anual.

De esta forma, el crédito de los bancos de desarrollo representa 25% de los 1.61 billones de pesos que otorgó la banca comercial al mismo mes del 2010.

Héctor Rangel Domene, director general de Nacional Financiera (Nafin) y del Banco de Comercio Exterior (Bancomext), comentó en la última reunión de trabajo de la Comisión de Hacienda del Senado de la República que los créditos que la banca de desarrollo no deben de perder su carácter social, pero también deben estar orientados a aquellos proyectos rentables y que generen un beneficio para la propia institución.

Alejandro Villagómez, profesor

investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), considera que debe tomarse en cuenta para reformar al sector bancario de desarrollo, definir claramente hacia donde serán dirigidos los créditos y el nivel operacional eficiente que se le debe exigir a cada institución para evitar duplicidad de funciones , dijo.

Alejandro Franco, profesor de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC) y consultor financiero, indicó que es importante que toda la banca de desarrollo cumpla con su función principal, que es la de otorgar crédito y no crear funciones nuevas que le distraigan de su verdadero objetivo.

Casos como el de Bansefi, que sólo capta pero no da crédito, no deben existir. Los activos de la banca de desarrollo son la cartera de crédito y ésos deben utilizarse en su totalidad , dijo Franco.

Gerardo Aparicio, académico de la Universidad Panamericana, considera que las autoridades fracasaron en su función de coordinar a la banca de desarrollo.

Ambos especialistas coincidieron en que la propuesta de ley del PRI , no es una solución óptima.