Ecuador dijo el lunes que ganó un apoyo contundente de los inversores para la reestructuración de unos 17,400 millones de dólares en bonos soberanos, una victoria para la nación sudamericana que enfrenta problemas de liquidez por la pandemia de coronavirus y los bajos precios del crudo.

El presidente Lenín Moreno planteó en julio su propuesta formal para intercambiar unos 10 papeles en circulación por tres nuevos bonos con vencimientos en 2030, 2035 y 2040 en nuevas condiciones económicas, en un esfuerzo por ahorrar miles de millones de dólares en servicio de la deuda.

El ministro de Finanzas, Richard Martínez, dijo que el país había ganado el respaldo de un 95.42% de los tenedores de bonos con vencimiento en el 2024, que necesitaban un umbral más alto de votación y se esperaba una mayor resistencia de un grupo de tenedores.

Mientras que las otras nueve series de papeles alcanzaron una votación agregada del 98.15%, según el ministro.

"Este alto porcentaje de respaldo que hemos logrado como país es inédito, lo cual demuestra la confianza en el nuevo rumbo trazado por el presidente de la República", agregó Martínez, en una rueda de prensa virtual.

Ecuador enfrenta duros efectos en su economía dolarizada por la pandemia del coronavirus. Imágenes de cuerpos acumulados durante los primeros meses del brote de coronavirus en las calles de la ciudad más grande de Ecuador, Guayaquil, provocaron conmoción en todo el mundo.

El gobierno ecuatoriano dijo que extendió el plazo hasta el 7 de agosto para aquellos tenedores que no votaron el lunes. "Esta oportunidad que brinda la República permitirá, a los tenedores que no dieron su consentimiento, obtener instrumentos más líquidos", explicó más temprano el Ministerio de Economía en un comunicado.

La fecha del intercambio formal de los bonos está prevista para el 12 de agosto, pero el ministerio dijo que podría ampliarse no más allá del 20 de agosto.

La propuesta de reestructuración de deuda de Ecuador incluye además una reducción de unos 1,540 millones de dólares del capital de la deuda, ampliación de los plazos de vencimiento de los papeles y menores tasas de interés, así como un periodo de gracia de 5 años para el capital y de dos para los intereses.

Moreno calificó el respaldo como una "gran noticia" para Ecuador y dijo en su cuenta de Twitter que "con esto, liberamos recursos para la protección social y reactivación económica".

El Gobierno ha dicho que las nuevas condiciones de los bonos significarán un alivio de unos 16,000 millones de dólares en los próximos 10 años.

El Fondo Monetario Internacional y otros organismos multilaterales han calificado de positivo el plan de reestructuración de deuda de Ecuador.