La economía de Estados Unidos entrará en recesión el próximo año o el siguiente como muy tarde, según la opinión de una amplia mayoría de los economistas encuestados por la Asociación Nacional de Economía de la Empresa (NABE), que consideran que el cambio en la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) podría contribuir a alargar el actual periodo de expansión económica, el más prolongado de toda la historia de EU.

De este modo, 38% de los economistas consultados apuesta por que EU entrará en recesión en el 2020, porcentaje que representa una baja respecto de 42% que opinaba así el pasado febrero, mientras que crecen a 34% desde 25% los que creen que EU entrará en recesión en el 2021.

“Los participantes en la encuesta opinan que la expansión se verá extendida por el cambio en la política monetaria, y la mayoría opina que la recesión tendrá lugar más tarde de lo anticipado en la encuesta de febrero”, declaró la presidenta de NABE, Constance Hunter, añadiendo que “de 98% de los que piensan que habrá recesión tras el 2019, los panelistas están divididos sobre si ocurrirá en el 2020 o el 2021”.

En este sentido, el porcentaje de economistas consultados que opina que la recesión se producirá después del 2021, aunque minoritario, ha crecido a 14% desde 11% de febrero.

La fecha de entrada en recesión de la mayor economía mundial puede tener una significativa repercusión política, puesto que, de producirse en el 2020, coincidiría con la carrera hacia la Casa Blanca, ya que las elecciones presidenciales, a las que Donald Trump podría presentarse para renovar su actual mandato, tendrán lugar en noviembre del próximo año.

En cuanto a la política monetaria de la Fed, una mayoría, 62% de los economistas ,considera correcta la postura del banco central estadounidense, una proporción inferior a 74% que así opinaba en febrero, aunque los autores del estudio advirtieron que más de 90% de las respuestas a la encuesta llegaron antes de que el pasado 31 de julio la Fed recortara las tasas de interés en 25 puntos base.

Por su parte, 58% de los participantes en la consulta prevé que el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón volverán a bajar las tasas de interés y se adentrarán en terreno negativo durante los próximos dos años, mientras que únicamente 20% no contempla recorte de tasas.