La economía mundial se mantendrá más expuesta a choques negativos de orden económico y social, resultado de la integración y la rapidez con que se transportan los datos de bienes y personas, advirtió la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Al interior del reporte Las futuras crisis globales , analistas de la entidad opinaron que esta proclividad ampliará la gravedad de los costos e impactos de los choques cuando éstos se presenten.

Al interior del documento, identificaron cinco grandes riesgos potenciales que tendrían que poner en alerta a las autoridades mundiales.

Se trata de pandemias, ciberataques que afecten infraestructuras, crisis financieras, tormentas geomagnéticas y levantamientos sociales consecuencias de crisis económicas.

La recomendación es incrementar esfuerzos para recopilar y compartir datos, modelos y experiencias en la solución de problemas, lo que permitirá una mejor reacción y valoración de riesgos.

En el apartado de crisis financieras, los especialistas de la entidad consideraron que en el camino a procurar una más estable generación de riqueza para las sociedades, se requiere vigilancia y supervisión financiera. Esto porque la tendencia al apalancamiento podría ser una puerta que conduzca a vulnerabilidad de las finanzas del hogar y de las economías. En consecuencia, los analistas sugirieron la formación de una base de datos accesible a la investigación de autoridades locales y regionales.

También propusieron la imposición de niveles máximos significativos y sanos de endeudamiento que sean fáciles de administrar y la creación de reservas suficientes en el hogar y en los bancos para solventar parcialmente las obligaciones adquiridas.

Precisaron que esta base de datos tendría que contener estándares de calidad, validación y comprensión cualitativa de deudas.

OTROS RIESGOS

Según el informe, el brote de gripe aviar del 2002 ya demostró la creciente amenaza relacionada con las pandemias por la velocidad con la que se transmitió por todo el mundo.

La OCDE recomienda a las autoridades internacionales incrementar los esfuerzos para recopilar y compartir datos y modelos de simulación para una mejor anticipación y valoración de los riesgos de sacudidas potenciales , puntualizaron los expertos.

En el documento, los analistas piden un aumento de los recursos destinados a la supervisión y vigilancia de las citadas amenazas.

Así como sistemas de alerta temprana, junto a una aproximación internacional coordinada que sirva para reducir o detener estos riesgos en su fase inicial.

[email protected]