La economía mexicana mostró un mejor desempeño para inicio de año, de acuerdo con las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En enero de este año, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), el cual da seguimiento mensual al comportamiento de la economía mexicana, registró una tasa anual de 1.2% con cifras desestacionalizadas.

La cifra del segundo mes de gobierno de Andrés Manuel López Obrador es mejor que la que se registró en enero del 2017, cuando la economía presentó un crecimiento de 0.9 por ciento. Además, es mayor que la tasa de 0.2% que se registró en diciembre del año pasado.

“Dentro de todo, el reporte fue mejor que lo esperado, pero sigue siendo consistente con nuestra visión de una desaceleración de la actividad económica, al menos durante la primera mitad del año”, refirió Banorte en un análisis.

En este sentido, Alejandro Saldaña, economista jefe de Ve por Más, indicó que esperan que el Producto Interno Bruto de este año registre un menor ritmo de expansión respecto al año pasado y apuntó que algunos riesgos al alza podrían ser una rápida ratificación del T-MEC y una menor desaceleración que la esperada en Estados Unidos.

En comparación mensual, el IGAE avanzó 0.2% con cifras desestacionalizadas, tras haber presentado en diciembre una contracción de 0.4 por ciento.

“El avance de 0.2% mensual en enero del IGAE le permitió mitigar su tendencia decreciente del último trimestre (del 2018)”, expuso Julio Santaella, presidente del Inegi en su cuenta de Twitter.

Los analistas coincidieron en que el efecto del desabasto de gasolinas que hubo en enero, como resultado de la lucha del gobierno contra el huachicoleo, fue limitado sobre la actividad económica.

Caen actividades secundarias

Al interior del reporte, el Inegi detalló que las actividades secundarias presentaron una disminución de 1.1% anual, con lo cual hilaron tres meses de contracciones.

Joan Domene, analista de Invex, dijo que el retroceso en el sector de industrias se debió a la persistente contracción en minería y un retroceso de la generación y distribución de electricidad, agua y gas.

Los datos del Inegi revelan que la minería tuvo su cuarto mes de disminuciones consecutivas con una contracción de 10.5% anual, mientras que la generación, transmisión y distribución de electricidad, agua y gas de 1.4 por ciento. Por su parte, la construcción presentó un crecimiento de 0.6% y las industrias manufactureras de 1.3 por ciento.

La contracción del sector secundario, explicaron analistas, se vio compensada por el crecimiento anual que presentaron las actividades primarias de 3.0%, así como el sector servicios, de 2.3 por ciento.

Al interior de las actividades terciarias, los servicios de alojamiento temporal y preparación de alimentos y bebidas presentaron una disminución de 2.9% anual, mientras que los servicios de esparcimiento culturales y deportivos de 2.6%, y las actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos se contrajeron 2.3 por ciento.

Los servicios profesionales, científicos y técnicos, corporativos, servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos fueron los que mostraron una mayor expansión en el rubro, con un crecimiento de 6.7% anual. Le siguió el comercio al por mayor con 4.3% y los servicios financieros de seguros e inmobiliarios con 3.7 por ciento.

“Respecto a los servicios, creemos que la fortaleza relativa podría continuar considerando que los fundamentales para el consumo permanecen saludables, en conjunto con la posibilidad de un impulso adicional derivado de nuevos programas sociales por parte del gobierno federal”, agregó Banorte.