La OCDE rebajó este lunes sus previsiones de crecimiento mundial para 2015 y 2016, como ya lo había hecho en septiembre, y se declaró "profundamente preocupada" por la debilidad del comercio internacional, en el que China tiene un papel fundamental.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico espera ahora un crecimiento del 2.9% este año, contra 3.0% anteriormente, y luego del 3.3% el año próximo, contra 3.6 por ciento.

NOTICIA: El crecimiento mundial parece debilitarse: OCDE

En 2017, el crecimiento se acelerará algo, a 3.6%, según la primera previsión realizada por la OCDE para ese año.

La jefe economista de la OCDE, Catherine Mann, recuerda en la introducción al informe sobre la coyuntura de otoño que "un comercio sólido y el crecimiento mundial van de la mano" pero que tras algunos años mediocres los intercambios comerciales "parecen estancarse e incluso han declinado desde fines de 2014".

"Es algo profundamente preocupante" asegura. "China parece estar en el centro" de este fenómeno, añade.

NOTICIA: Economía de AL no crecerá nada este año: Gurría

Para Mann, la "transición" en China desde una economía industrial y de grandes inversiones hacia una economía de servicios y consumo, afecta a los países exportadores de materias primas, obligados a reducir sus precios debido a la menor demanda por parte del gigante asiático.

La economista también teme los efectos de los sobresaltos padecidos este verano boreal en el mercado bursátil chino, lo que puede haber "moderado el optimismo de los consumidores chinos así como las importaciones" en este país.

La OCDE mantiene pese a todo o incluso mejora ligeramente sus previsiones sobre China, donde espera un crecimiento de 6.8% para este año (contra 6.7% en las previsiones de septiembre), y luego de 6.5% en 2016 (sin cambios) y de 6.2% en 2017 (primera estimación), al sugerir que los responsables de las políticas tendrán que esforzarse en momentos en que el gigante asiático se prepara para un menor crecimiento.

Antes de la crisis de 2008-2009, el crecimiento anual del PIB de China se acercaba al 10 por ciento.

NOTICIA: China debe crecer al menos 6.5% en 2016-2020: Xi Jinping

El reporte semestral de panorama económico publicado el lunes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) advirtió que las medidas de estímulo fiscal de Pekín no son sustentables en el largo plazo ya que corren el riesgo de desplazar la necesaria inversión privada.

Dos años de recesión para Brasil

No todos los países emergentes reaccionan de la misma manera ante la ralentización de la economía china.

Así, la OCDE volvió a bajar las expectativas de crecimiento para Brasil: el gigante sudamericano sufrirá en 2015 una recesión del -3,1% (-2.8% previsto en septiembre), luego de -1,2% en 2016 (-0.7% en la previsión pasada) antes de recuperarse en 2017 (+1.8%, primera estimación).

En cambio India vuelve a ser el buen alumno entre los países emergentes, con un crecimiento de más del 7% para este año, pero también para 2016 y 2017.

NOTICIA: Indicador de la OCDE para Brasil, China, EU y GB cae

Respecto a las economías avanzadas, Estados Unidos crecerá 2.4% este año y luego 2.5% en 2016, y 2.4% en 2017, según la OCDE.

La situación es más delicada para Japón, donde la OCDE prevé un crecimiento del 0.6% en 2015, y luego de 1.0% en 2016, antes de volver a caer a +0.5% en 2017. En septiembre, el organismo había anunciado un crecimiento de Japón del 1.2% para 2016, con lo que la cifra ha sido ahora revisada a la baja.

NOTICIA: Economía de zona euro se está acelerando: OCDE

La zona euro no consigue por su parte un verdadero despegue, con un crecimiento esperado en 2015 del 1.5%, y luego de 1.8% en 2016, un poco menos de lo que la OCDE había previsto en septiembre. El crecimiento será un poco más elevado en 2017 (+1.9 por ciento).

La Organización volvió a exhortar a los Estados de la zona euro a lanzar programas de inversión así como reformas estructurales para consolidar la ambiciosa política del Banco Central Europeo.

erp