La economía europea está alcanzando su velocidad de crucero, indicó el lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero un Brexit perturbador podría traducirse en un crecimiento “considerablemente” menor para el Reino Unido y la zona euro.

Las últimas perspectivas económicas regionales del Fondo —que comprenden más de 40 países que van desde Alemania al Reino Unido, pasando por Turquía o Rusia— indican que la actual recuperación parece cada vez más garantizada.

En parte esto se debe a los estímulos monetarios y a las bajas tasas de interés, pero también a mejoras palpables, como el repunte de la inversión en un amplio rango de economías.

“Esta recuperación parece cada vez más duradera”, dijo el subdirector del departamento europeo del FMI, Joerg Decressin, en una presentación del informe publicado el lunes.

“El crecimiento en la zona del euro ha sido positivo durante 18 trimestres, en torno a 2.5 por ciento. Muchos países de Europa oriental han presentado un crecimiento cercano a 3% desde hace algún tiempo. Por tanto, esta recuperación no sólo se ha ampliado sino que también se ha fortalecido”, añadió.

Las perspectivas económicas mundiales del FMI publicadas en septiembre en Washington prevén un crecimiento en la región de 2.4% este año y 2.1% el año que viene, pero la coyuntura ha variado mucho desde entonces.

Decressin dijo que apoyaba el cauteloso enfoque del Banco Central Europeo (BCE) para rebajar el estímulo. También dijo que la inflación justificaba que el Banco de Inglaterra subiese sus tasas de interés por primera vez desde la crisis financiera.

La principal incertidumbre en el horizonte siguen siendo el Brexit y el tipo de relación comercial que establezca el Reino Unido con los 27 países que quedarán.

Asimismo, la expectativa del FMI sigue siendo la de que se alcance un acuerdo con un periodo de transición. Sus economistas no tienen previsiones para una falta de acuerdo, pero un Brexit “disruptivo” probablemente tendría un impacto perjudicial, detalló Decressin.

“En tales circunstancias, nuestra preocupación es que el crecimiento económico sufrirá, sobre todo en el Reino Unido, pero también en el área del euro”, dijo. “Entonces posiblemente veríamos un crecimiento considerablemente inferior al que proyectamos en el presente”.