La desaceleración económica en México tendrá un efecto mixto en el sector asegurador, indicó la agencia calificadora Moody’s.

En un reporte, la agencia explicó que los seguros de vivienda y accidentes serán los que enfrenten mayores retos ante este escenario, ello ante un menor consumo y adquisición de bienes asegurables.

Por el contrario, añadió, el seguro de salud es “más inmune” a los efectos, ya que se vuelve indispensable para gran parte de sus clientes.

“Asimismo, el seguro de vida permanece resistente, ello dada la gran concentración de clientes de alta gama en el mercado”.

Los datos del tercer trimestre de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas revelaron que el sector creció 8.7% anual, impulsado en mayor medida por el segmento de daños que aumentó 10.7 por ciento.

Agregó que un bajo crecimiento por un periodo prolongado pudiera suavizar las prácticas de suscripción, con las consecuentes implicaciones negativas para la rentabilidad.

No obstante, destacó la calidad de los activos y la solvencia de las compañías aseguradoras, lo cual posiciona a las compañías de manera adecuada para absorber choques a corto plazo.

Moody’s recordó que el sector asegurador mexicano es la segunda industria más importante de América Latina, sólo después de Brasil.

“El marco regulatorio que se asimila a los estándares de Solvencia II en México ha posicionado al país como uno de los mercados más avanzados de la región. Sin embargo, la penetración del mercado de los seguros y la utilización per cápita de seguros continúa siendo muy baja en México, en comparación con otros mercados de la región”.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), al cierre de este año se espera que la cobertura del sector sea de 2.3% del Producto Interno Bruto (PIB), ligeramente por encima de 2.2% del año pasado.

No obstante, la cobertura se mantendría por debajo del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, de 8.9 por ciento.

Para aumentar la cobertura del seguro, añadió la agencia calificadora, los números demográficos y la tecnología serán los que guíen el camino.

[email protected]