La actividad empresarial de la zona euro continúa atenuando su desaceleración en junio por segundo mes consecutivo, debido a que siguieron relajándose los confinamientos decretados para frenar la epidemia de coronavirus, según el índice PMI que publicó IHS Markit.

El índice PMI compuesto de la actividad total de la zona euro se situó en 47.55 puntos en junio desde 31.9 puntos registrados en mayo y muy por encima del mínimo histórico de 13.6 puntos observado en abril.

El preliminar de junio se ubica en máximos de cuatro meses, y se acerca a los 50 puntos que separan crecimiento de la contracción.

La producción manufacturera y la actividad del sector servicios volvieron a caer, este último sector de forma más intensa, aunque ambos mostraron tasas de contracción mucho menores por segundo mes consecutivo.

La última vez que el índice  se ubicó por arriba de los 50 puntos fue en febrero pasado, aunque la actividad ya mostraba un declive.

La debilidad de la actividad total fue atribuida al cuarto mes consecutivo de deterioro de los volúmenes de nuevos pedidos recibidos.

El flash del Índice PMI de actividad comercial del sector servicios se situó en 47.3 desde 30.5 de mayo mientras que la producción del sector manufacturero se situó en 48.2 (35.6 en mayo). El PMI del sector manufacturero de junio fue de 46.9 (39.4 en mayo), su máximo nivel de los cuatro últimos meses.

Caída, pero no desplome

Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, señaló que la actividad empresarial y la demanda siguen cayendo, pero ya no se están desplomando. “Aunque todavía es probable que el Producto Interno Bruto para el segundo trimestre haya caído a una velocidad sin precedentes, el avance del índice PMI da más cuerpo a las expectativas de que la relajación de las restricciones del confinamiento ayudará a dar fin a la desaceleración a medida que nos adentramos en el verano”.

Por países, “Francia ha mostrado un regreso próximo al territorio de crecimiento, a pesar de haber sufrido un declive más abrupto en lo peor de la pandemia del Covid-19”.

Seguirán las restricciones

“No obstante, como todavía sólo es posible especular acerca de cuándo se producirá el regreso a la normalidad y puesto que es posible que las restricciones relacionadas con el virus sigan afectando a muchos negocios durante el resto del año, seguimos siendo muy cautelosos acerca de la solidez y sostenibilidad de cualquier repunte económico”.

El mercado laboral continúa siendo un área importante de preocupación, especialmente ante la posibilidad de que la demanda no logre recuperarse intensamente en los próximos meses.

Por tanto “seguimos estimando que el PIB caerá en más de 8% en el 2020 y, aunque la recuperación bien pueda comenzar en el tercer trimestre, su impulso podría menguar rápidamente, por lo que probablemente el PIB de la zona euro tardará hasta tres años en recuperar su nivel anterior a la pandemia”, advirtió el economista.