Durante el primer trimestre del 2019 la economía mexicana, medida a través del PIB, registró un crecimiento de apenas 0.2% en comparación anual. Esta expansión es la más modesta desde los años de crisis (2008 y 2009) y la primera vez, desde entonces, que el crecimiento económico no alcanza el 1 por ciento.

Por su parte, en relación con el trimestre previo, la economía nacional registró una contracción de 0.2%, de acuerdo con las estimaciones oportunas del Producto Interno Bruto Trimestral realizadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Estos resultados negativos se explican en gran parte por la pérdida de dinamismo de las actividades secundarias en el país y crecimientos moderados de las actividades terciarias, que son las que más participan en la economía nacional.

Presiones en la industria 

La producción total generada por las actividades secundarias —que incluyen la industria manufacturera, la minería, la generación y distribución eléctrica y la construcción— registró una caída de 2.1% en relación anual.

Las actividades secundarias han seguido una tendencia a la baja duante los últimos tres años, con crecimientos que no superan el 2% y caídas en algunos trimestres. 

La pérdida de dinamismo de las actividades secundarias ejerce presiones importantes sobre el crecimiento económico; alrededor del 29% de la producción total es generada por estos sectores. 

Estabilización terciaria 

Dentro de las actividades terciarias, el comercio y los servicios, se presentó una expansión económica de apenas 1.0% a tasa anual, una cifra moderada en comparación con los crecimientos alcanzados en años previos.

A partir del 2017 las expansiones económicas de las actividades terciarias oscilan entre el 2 y 3% a tasas anuales. En años previos los crecimientos superaban el 4 por ciento. 

El comportamiento de este rubro de la economía mexicana es determinante para la producción total nacional, aporta aproximadamente 63% del total generado. 

Recuperación en el agropecuario 

El único rubro que presentó resultados positivos fue el de las actividades primarias. En el primer trimestre del año la agricultura, ganadería, pesca, caza y aprovechamiento forestal crecieron 5.6% su producción total.

Un comportamiento positivo de las actividades primarias es significativo, sin embargo, su participación en la economía nacional es baja. Sólo el 3% de la producción total es generado por el sectro agropecuario. 

Al PIB total de México se le suma la generación económica de los impuestos a los productos netos, que representa alrededor del 5% del total, de acuerdo con las cifras del Inegi.