Datos revisados mostraron que la economía de Japón se contrajo 0.6% anualizado en el primer trimestre, sin cambios desde la estimación preliminar, lo que eleva la perspectiva de una recesión si la debilidad persiste en el lapso de abril hasta fines de junio.

Los economistas esperaban que la lectura del Producto Interno Bruto (PIB) fuera revisada a una contracción anualizada de 0.4%, según la estimación mediana en un sondeo de Reuters, pero una revisión a la baja del gasto del consumidor contrarrestó un mayor gasto de capital.

La contracción del primer trimestre marcó el final de ocho trimestres consecutivos de crecimiento, el periodo de expansión más largo desde la burbuja de la economía en la década de 1980.

El gasto del consumidor fue revisado a la baja para mostrar un ligero descenso en el primer trimestre, lo que podría aumentar las preocupaciones de que la economía alcanzó un punto máximo.

La tasa de crecimiento anualizada se traduce en una contracción intertrimestral de 0.2% en términos reales ajustados por precio, sin cambios desde la lectura preliminar. La estimación mediana era de una contracción de 0.1 por ciento.

El consumo privado, que representa más de la mitad del PIB, bajó 0.1% en enero-marzo respecto del trimestre anterior, frente a una lectura preliminar sin cambios.

El componente de gasto de capital creció 0.3% desde el trimestre anterior, más que la mediana de pronósticos de una expansión de 0.2% y frente al dato preliminar de un declive de 0.1 por ciento.

Sin embargo, la demanda interna restó 0.2 puntos porcentuales del PIB revisado, sin cambios desde las cifras preliminares.