La economía española siguió retrocediendo en el primer trimestre de 2012, tras una contracción de 0.3% en el último de 2011, informó este martes el Banco de España, confirmando la recaída del país en una nueva recesión dos años después de haber salido de la anterior.

La información más reciente referida al inicio de 2012 confirma la prolongación de la dinámica contractiva del producto en el primer trimestre de este año", afirmó el Banco de España en su boletín mensual de marzo.

"La información más reciente referida al inicio de 2012 confirma la prolongación de la dinámica contractiva del producto en el primer trimestre de este año". La afirmación contenida en el boletín mensual correspondiente a marzo del Banco de España no contiene cifra alguna, pero el significado es diáfano: puesto que el PIB se contrajo un 0,3% en el último trimestre de 2011, el hecho de que haya vuelto a caer entre enero y marzo certifica que España está en recesión.

Las peores noticias proceden del mercado de trabajo: "El perfil de intensificación de la destrucción de empleo que se observó en el cuarto trimestre de 2011 se ha prolongado en los últimos meses". Por lo que se refiere a la Seguridad Social, "la cifra de afiliados disminuyó en febrero un 2,6% (-2,4% en enero)". Mientras, la tasa interanual de avance del número de desempleados "se aceleró en 0,9 puntos porcentuales, hasta el 9,6%", dice el informe de la institución dirigida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

La duración de la crisis y las medidas que se han tomado para contener el castigo de los mercados siguen pasando factura. El consumo privado no levanta cabeza. "Los indicadores que miden la confianza de los consumidores y de los comerciantes minoristas retrocedieron en enero y febrero hasta niveles del año 2010".

De todas formas, los expertos comenzaron hace algunas semanas a señalar que el primer trimestre podría no ser tan malo como se esperaba en un principio. Y eso parece haber sucedido. Puede que la economía haya caído entre enero y marzo, pero con menos intensidad que en las previsiones casi apocalípticas con las que se arrancó el año. Así lo constata el informe del Banco de España. Las matriculaciones de vehículos retrocedieron en febrero, pero menos que en enero.

El indicador de ventas de bienes y servicios de consumo de grandes empresas, elaborado por la Agencia Tributaria, siguió mostrando un retroceso interanual en enero, "pero algo menos pronunciado que en meses anteriores", añade el estudio. Solo el índice del comercio al por menor incrementó en enero su caída intermensual, así que habrá que esperar para ver si también este indicador se suaviza en febrero o marzo.

Con información de AFP

En alianza informativa con CincoDías.com

RDS