La maltrecha economía española aceleró aún más su severo período de debilidad en la recta final del pasado año, incluso por debajo de las negativas previsiones del Banco de España debido al mayor deterioro de la demanda nacional, según datos preliminares divulgados el miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El INE indicó que el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo en el cuarto trimestre un 0.7% en tasa intertrimestral y un 1.8% en tasa interanual, frente al -0.3 y -1.6% del trimestre anterior, respectivamente.

Según las cifras de oficina de estadística, el PIB se contrajo en el conjunto de 2012 un 1.37% desde el +0.4% del conjunto de 2011.

Según el INE, este resultado se debe básicamente a una aportación más negativa de la demanda nacional, compensada parcialmente por la aportación positiva de la demanda externa.

"Estas cifras nos dejan un escenario para los dos primeros trimestres de este año con ritmos de caídas importantes. La pregunta es cómo la mejora de los mercados puede matizar estas caídas, pero esto nosotros no podemos valorarlo por el momento", dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup.

RDS