La economía de Estados Unidos creció lentamente en los primeros tres meses del año, luego que un consumo más fuerte fue eclipsado por recortes en el gasto del gobierno y en la inversión empresarial.

El Departamento de Comercio informó que la economía estadounidense creció a una tasa anualizada de 2.2% en el primer trimestre del 2012, en comparación con un avance de 3% en el último cuarto trimestre del 2011. Los consumidores gastaron al ritmo más acelerado en más de un año.

En el 2011, la economía creció 1.7%, pero se espera que el crecimiento repunte a cerca 3% para todo el 2012. Ello obedecería a una mayor generación de empleos, que según las expectativas impulsaría el gasto de los consumidores.

Ese consumo se aceleró a una tasa anualizada 2.9% en el primer trimestre del año, el mejor de-sempeño desde el último cuarto del 2010. La robustez se derivó de un segundo trimestre de crecimiento destacado en las compras de automóviles. El gasto del consumidor es observado atentamente por los analistas debido a que representa 70% de la actividad económica.

Todos los niveles de gobierno enfrentan presiones para controlar los déficit presupuestarios. El crecimiento de 2.2% en la economía durante el primer trimestre marcó el undécimo periodo consecutivo en que el Producto Interno Bruto (PIB) se expande desde la profunda recesión del 2007-2009 que terminó oficialmente en junio del 2009.

Pero los avances han sido más tímidos de los que se registran normalmente al salir de una recesión profunda. El PIB es la producción total de bienes y servicios de la nación.