En los últimos tres meses del año pasado, la economía estadounidense se expandió a una tasa de 2.8%, confirmando las buenas señales que habían dejado los últimos datos económicos en el país; sin embargo, dejando un débil panorama ante la fuerte desaceleración de todo el 2011.

El último trimestre del 2011 fue el más fuerte en el año y esto tuvo que ver con el positivo desempeño del gasto del consumidor, el sector externo y la inversión privada.

El reporte fue el primero de tres revisiones que realiza el Departamento de Comercio estadounidense sobre el dato y es considerada una lectura adelantada.

Así, según los datos presentados, el gasto de los consumidores subió 2%, mientras que la inversión fija bruta lo hizo en 20% y las exportaciones en 4.7 por ciento. En la parte negativa se encontró la caída de 4.6% del gasto gubernamental.

Con el dato anterior, durante todo el 2011, la economía estadounidense creció a una tasa de 1.7%, por debajo de las tasas por encima de 3% de los dos años previos.

Analistas coincidieron, sin embargo, que el fuerte repunte de la actividad económica tuvo origen en el incremento de los inventarios. El alza trimestral fue de 56,000 millones de dólares, lo que, de acuerdo con Banorte-Ixe, explicaría cerca de 1.9 puntos porcentuales de la lectura en sí.

Si bien algunos sectores mantendrán un buen dinamismo, las señales apuntan a una moderación en el ritmo de crecimiento del PIB hacia el primer semestre del 2012 , informó el banco.

La preocupación para el mercado es si el cambio en inventarios actuará como un lastre para el PIB en el primer trimestre del 2012, ya que es poco probable construir una mayor acumulación desde niveles actuales , dijeron analistas de Briefing. De acuerdo con Banorte-Ixe, el PIB en Estados Unidos crecerá a una tasa de 1.8% en el primer trimestre del 2012 y en 1% en el segundo periodo. Pero el dinamismo que podría mantener el sector externo sería un factor positivo para la economía mexicana, por la producción manufacturera, agregó.

A ello añadieron la depreciación del peso en la última mitad del año pasado, lo que podría incentivar una mayor demanda por bienes manufactureros mexicanos durante la primera mitad del 2012 .

[email protected]