La economía de China se ha mantenido estable, con un crecimiento constante durante el primer semestre de 2019, lo que ha permitido que los principales indicadores cumplieran con las expectativas, destacaron autoridades chinas durante la Reunión Anual de Nuevos Campeones 2019.

"La economía de China se ha mantenido básicamente estable y se está desempeñando dentro de un rango razonable en la primera mitad del año", dijo el primer ministro Li Keqiang al participar esta semana en la Reunión, conocida como el Foro de Verano de Davos, en la ciudad de Dalian.

De enero a mayo pasados, las exportaciones chinas aumentaron un 4.1% a nivel interanual hasta alcanzar los 12.1 billones de yuanes (1.8 billones de dólares), según datos de aduanas, citados por la agencia de noticias Xinhua.

Asimismo, el comercio con los países de la iniciativa de la Franja y el Cinturón subió un 9.0 por ciento, mientras que con la Unión Europea (UE), la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés), Rusia y Brasil registró un crecimiento del 11.7, 9.4, 10 y 11.2%, en forma respectiva.

Durante los primeros cinco meses del año, la inversión en fabricación de alta tecnología creció 10.2% anual, superando la tasa de crecimiento de toda la inversión en fabricación, de 7.5 puntos porcentuales, según cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS, por sus siglas en inglés).

"A pesar de muchos factores desfavorables, incluidas las incertidumbres del comercio mundial, China (...) ha mantenido su impulso de crecimiento constante", afirmó Mao Xuxin, economista principal del Instituto Nacional de Investigación Económica y Social, una entidad independiente con sede en Londres.

Por su parte, el primer ministro Li destacó que con un gran mercado, abundantes recursos humanos, un grupo industrial completo y nuevos motores que prosperan, la economía tiene suficiente capacidad de resistencia, potencial y margen de maniobra, así como una tendencia positiva a largo plazo y sin cambios.