Brasil creció un magro 0.2% en el primer trimestre de 2012 en relación al trimestre anterior, según datos oficiales, una cifra inferior a la prevista por analistas que refleja el mal desempeño de la industria y los efectos de la crisis internacional.

"El Producto Interno Bruto (PIB) varió 0.2% en relación al cuarto trimestre de 2011" y creció apenas 1.9% a ritmo anual, informó el viernes el oficial Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) al anunciar un resultado inferior a las expectativas de los analistas, que esperaban una expansión en torno al 0.5% para los tres primeros meses de este año.

El PIB del primer trimestre avanzó 0.8% respecto a igual período del año pasado, añadió el IBGE.

La mayor economía latinoamericana y sexta del mundo se ha resentido con el lento desempeño de la industria nacional, que en abril cayó 0.2% en relación a marzo, cuando ya había disminuido 0.5%, según datos difundidos el jueves por el IBGE.

En lo que va de 2012 la producción industrial brasileña --durante los últimos años afectada en su competitividad por la fuerte valorización del real-- acumula una caída de 2.8% respecto a igual período de 2011. Según el IBGE, el peor desempeño lo registra la fabricación de vehículos y piezas (-17.9%).

El gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, que bajó recientemente su estimación de crecimiento de 4.5% a 4% para este año, ha lanzado en los últimos meses una serie de medidas para estimular la industria y el crecimiento de la economía, que en 2011 se desaceleró a 2.7% después de un vigoroso 7.5% en 2010.

El autónomo Banco Central, de su lado, rebajó el miércoles a un mínimo histórico de 8.5% anual la tasa de interés interbancaria. El gobierno ha presionado a los bancos privados para que traspasen esta rebaja a sus clientes en un intento por estimular el crecimiento a través de la expansión del crédito y el consumo interno.

RDS