La economía mexicana siguió con avances durante el cuarto mes del año; sin embargo, el ritmo de crecimiento se desaceleró, de acuerdo con los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En abril, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) —el cual da seguimiento a la evolución de la economía mensualmente— se expandió 1.4% anual, con cifras desestacionalizadas, lo cual significó el crecimiento más débil desde enero de este año.

En enero, la actividad económica creció 1.1%, mientras que en febrero el IGAE presentó una tasa anual de 2.3% y en marzo se expandió 2.4%, la tasa más alta registrada desde agosto del año pasado.

“Este avance se explica por el aumento de 2% anual en el sector servicios —las conocidas actividades terciarias—, a pesar de un incremento de sólo 0.2% en la actividad industrial y de 4.2% en el sector primario. La expansión marginal de las actividades secundarias se explicó por un crecimiento de 0.1% anual en la producción manufacturera, así como por el avance de 3.8% en la construcción y la contracción de 6.2% anual en la actividad minera”, refirió un análisis de Banorte.

Cabe destacar que dentro de las actividades secundarias, la actividad minera hila ya 47 meses de contracciones, los cuales se empezaron a registrar desde junio del 2014.

Más servicios profesionales

En lo que se refiere a las actividades terciarias, un análisis de Monex explica que éstas se vieron afectadas por los retrocesos que presentaron el comercio minorista (1.2%) y los servicios de esparcimiento (1.5%); no obstante, los servicios profesionales y las actividades gubernamentales compensaron estas caídas al presentar avances de 5.6 y 4.4% anual respectivamente.

En comparación mensual, el IGAE registró una contracción de 0.6% con cifras desestacionalizadas. Al interior, las actividades primarias se contrajeron 1.7%, mientras que las secundarias retrocedieron 0.4% y las terciarias 0.5 por ciento.

“Al interior del sector industrial se observó un retroceso en los rubros de construcción y manufactura, que podría estar ligado al escenario de incertidumbre que rodea la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el proceso electoral. Por su parte, el sector servicios presentó una contracción de las ventas minoristas y mayoristas, así como de esparcimiento, lo que sugiere una desaceleración del consumo”, explicó Joan Domene, de Invex.

Con cifras originales, la actividad económica creció 4.5% anual en abril debido al efecto calendario positivo.