Después de una primera mitad del año débil, la actividad económica del país comienza a encontrar el rumbo, aunque el mercado externo aún es el principal foco rojo.

El indicador coincidente, que alude en conjunto a la producción, el mercado laboral, el consumo interno y el sector externo, continuó con el avance que comenzó en junio pasado.

Para agosto confirmó que la economía siguió expandiéndose, al registrar un valor de 100.03 puntos, un aumento mensual de 0.02 puntos, el tercero de manera consecutiva; además, se colocó por segundo mes al hilo por encima de su tendencia de largo plazo (100 puntos), de acuerdo con el Sistema de Indicadores Cíclicos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Este indicador, que refleja el estado general de la economía, se ubicó en su fase del ciclo económico arriba de su umbral y creciendo, que en la anterior metodología aludiría a una fase de expansión.

Por componentes cíclicos y sólo con datos hasta el octavo mes del año, los resultados son alentadores. El Indicador Global de la Actividad Económica y la actividad industrial continuaron con su recuperación, al situarse debajo de su tendencia de largo plazo y creciendo.

Los ingresos por suministros de bienes y servicios al por menor y el número de asegurados permanentes en el IMSS se posicionaron encima de los 100 puntos y con una dirección al alza.

La tasa de desocupación urbana, cuyo comportamiento es inverso al de la actividad económica, se posicionó en su fase por arriba de su tendencia de largo plazo y con una pendiente negativa, mientras las importaciones totales siguen deprimidas, pues se estacionaron en una fase recesiva.

Sin embargo, la cifra oportuna del indicador adelantado para septiembre, que integra seis variables que refieren al mercado laboral y a los sectores externo y financiero este último tanto de México como de Estados Unidos reveló que éste se instaló por debajo de su tendencia de largo plazo y decreciendo, al registrar un valor de 99.55 puntos, que representó su decimotercero desplome mensual consecutivo (0.09 puntos).

En la anterior metodología sugeriría una fase recesiva. Con este resultado del índice que busca indicar anticipadamente la trayectoria del coincidente, particularmente sus puntos de giro, continuó por quinto mes seguido debajo del umbral de 100 puntos.