El optimismo desatado a principios de año por la mejoría de las grandes economías del mundo se ha ido apagando a medida que se han ido conociendo los datos correspondientes al primer trimestre de este año.

En un artículo publicado en el diario español Cinco Días , Carlos Molina, pone como ejemplo el caso de la economía de Estados Unidos, la cual tras anotarse un crecimiento del 3.1% en tasa intertrimestral anualizada entre septiembre y diciembre de 2010, ha visto como su PIB tan sólo ha avanzado un 1.8% en el primer trimestre de 2011.

Ello debido al aumento del déficit comercial, a la reducción del gasto público como consecuencia de la retirada de estímulos y al encarecimiento de alimentos y el petróleo, que ha reducido sensiblemente la renta disponible.

Al parón de Estados Unidos se suma el desplome de Japón, lastrado por las consecuencias del terremoto y el tsunami del 11 de marzo, y que se prevé crezca apenas 0.6% en 2011, según datos del Banco central nipón.

La única gran potencia mundial que parece haber consolidado su crecimiento entre enero y marzo ha sido Alemania, gracias al tirón del comercio exterior.

El Instituto Alemán de Investigaciones Científicas (DIW, por sus siglas en alemán) augura un avance del 0.9% para el primer trimestre, lo que se corresponde con el crecimiento anual observado en 2010 (un 3.5%).

En el resto de las grandes economías europeas, como Francia, Reino Unido, Italia o España, el denominador común es un crecimiento todavía muy débil, que impide que se revierta la tendencia de destrucción de empleo y de atonía en el consumo o en la inversión.

Esta parálisis es aún más evidente en el caso de España, que ha encadenado cuatro trimestres consecutivos con crecimientos pírricos del PIB. Los analistas no prevén que la situación mejore mucho este año y frente al optimismo del Ejecutivo, que estima en su cuadro macroeconómico un avance anual del 1.3%, los diecisiete servicios de estudios consultados por la Fundación de Cajas de Ahorro coinciden en que el alza de la actividad no llegará ni a la mitad de esa cifra.

En alianza informativa con CincoDías.com