El sector manufacturero en Estados Unidos “ya parece estar en recesión”, y se espera que el crecimiento general de la economía desacelere “en el horizonte cercano”, dijo el viernes el presidente de la Reserva Federal (Fed) de St. Louis, James Bullard, en una explicación de las razones por las que quería un recorte de tasas más pronunciado.

La Fed redujo su tasa de interés en un cuarto de punto porcentual en su reunión de política monetaria finalizada el miércoles. Bullard se mostró a favor de un recorte de hasta 50 puntos base en la tasa de interés en dicha reunión.

El funcionario estaba a favor de una reducción mayor en los costos de endeudamiento, según dijo en un comunicado, porque “es una gestión prudente del riesgo, en mi opinión, recortar la tasa más agresivamente ahora, y luego incrementarla si los riesgos a la baja no se materializan”.

La discrepancia de Bullard fue la segunda en la que va del año. En junio, cuando sus compañeros votaron a favor de mantener las tasas, Bullard argumentó que debían reducirse, con el fundamento de que la inflación sigue por debajo del objetivo de la Fed, de 2%, y de que el crecimiento desaceleraría el resto del año.

“Muchas de las estimaciones sobre la posibilidad de una recesión han subido desde niveles bajos a moderados”, dijo.

La actividad manufacturera estadounidense se está desacelerando, a medida que los crecientes aranceles vuelven más caros los materiales.

De acuerdo con IHS Markit, en agosto el sector se contrajo por primera vez desde septiembre del 2009, debido al colapso de los pedidos para las exportaciones, que también cayeron al nivel más bajo de la década.

Con menos espacio para reducir las tasas en este ciclo, cuando se compara con otros periodos, la Fed cuenta con 200 puntos base de munición antes de llevar las tasas a 0%, por lo que sus altos funcionarios combaten entre ellos para asegurarse de que los recortes se apliquen con cierto juicio.