Las autoridades de Estados Unidos "deben resolver rápidamente el llamado precipicio fiscal" y el aumento del techo de su deuda, sea quien sea el ganador de las elecciones presidenciales del martes, exhortó este lunes la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en México.

La falta de acuerdo en el Congreso norteamericano sobre los mecanismos para reducir el déficit público amenazan con desatar una serie de ajustes automáticos que implican recortes del gasto federal y aumentos de impuestos, un escenario conocido como "precipicio fiscal" que golpearía duramente a la economía mundial.

Se trata de una amenaza no solo para Estados Unidos, sino "también para la economía global dado el tamaño" del país, dijo Lagarde en rueda de prensa al término de la reunión de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 en la capital mexicana.

"Quienquiera que sea elegido mañana (martes entre el presidente Barack Obama y el republicano Mitt Romney) deberá enfrentar ese desafío", subrayó Lagarde.

La directora del FMI remarcó que solo le quedan a Estados Unidos dos meses para encontrar una solución a esta amenaza al crecimiento mundial.

Según el comunicado final de la reunión, Estados Unidos se comprometió a evitar una caída brusca de su gasto público que pueda afectar a la economía global.

"Estados Unidos calibrará cuidadosamente el ritmo de ajuste fiscal para asegurar que las finanzas públicas se ubican en un camino sustentable a largo plazo, y evitar (así) una fuerte contracción fiscal (o del gasto) en 2013", señaló el texto divulgado al término de dos días de deliberaciones en la capital mexicana.

klm