Las condiciones del sector manufacturero mexicano mejoraron notablemente en julio del 2012 ayudadas por una mayor demanda, de acuerdo con el PMI Manufacturero de México realizado por el banco HSBC.

El PMI Manufacturero de HSBC permaneció en un nivel sólido de 55.2 puntos en julio, ligeramente menor al nivel del mes previo.

Esto sugiere que el sector manufacturero, el cual depende en buena medida de la demanda externa, está mostrando resistencia ante los vientos en contra provenientes del exterior , aseguró Sergio Martín, economista en jefe de HSBC México.

Para el especialista, el crecimiento tanto de la producción como de los nuevos pedidos permaneció en niveles sólidos, a pesar de debilitarse con respecto a junio, lo que animó a las empresas a contratar personal adicional.

La cifra total derivada de la encuesta es el Índice de Gerentes de Compras (Purchasing Managers’ Index- PMI) para el sector manufacturero. Las lecturas por encima de 50.0 puntos indican una mejora en las condiciones comerciales con respecto al mes anterior, mientras que las lecturas por debajo de esta cifra muestran un deterioro.

El PMI se compone de cinco subíndices que realizan un seguimiento de los cambios en los nuevos pedidos, la producción, la ocupación laboral, los plazos de entrega de proveedores y las existencias de compras.

De acuerdo con el análisis de HSBC, los fabricantes mexicanos recibieron un mayor volumen de nuevos pedidos en julio, continuando así con la tendencia registrada cada mes desde que comenzó la recopilación de datos en abril del 2011.

A pesar de ello, este aumento reflejó en términos generales un incremento de la demanda interna.

Si la desaceleración en el sector industrial en Estados Unidos se consolida, esperaríamos que el sector industrial Mexicano responda de forma similar , dijo Martín.

La ocupación laboral en el sector manufacturero mexicano continuó creciendo en julio.

ehuerfano@eleconomista.com.mx