El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo el viernes que el desastre por el terremoto en Japón y los altos precios de la gasolina representan dificultades en el camino de la economía hacia la recuperación.

Sus declaraciones, formuladas en una planta automotriz en Ohio, se produjeron luego de conocerse un alza en la tasa de desempleo de Estados Unidos y la menor creación de empleos durante mayo en ocho meses.

Lo que sí dijo fue que la economía aún avanza "contra el viento" en cuestiones como el precio de los combustibles, las alteraciones dejadas por el sismo y maremoto de Japón, y la inestabilidad en el Medio Oriente.

La advertencia de la agencia Moody's sobre una posible rebaja al panorama de la deuda de Estados Unidos resalta la necesidad de lograr un acuerdo bipartidista sobre el límite de endeudamiento del país, dijo este viernes un portavoz de la Casa Blanca.

"Es críticamente importante que Estados Unidos cumpla sus obligaciones de deuda", dijo el portavoz Josh Earnest.

"El presidente cree que la reducción del déficit en el largo plazo es algo que es bueno para la economía", agregó.

Moody's advirtió el jueves pasado que ha aumentado el riesgo de que Estados Unidos caiga brevemente en cesación de pagos si no se incrementa el límite de endeudamiento en las próximas semanas.

"Si el límite de deuda se eleva y la cesación de pagos es evitada, la calificación AAA se mantendrá. Sin embargo, el panorama crediticio dependerá del resultado de las negociaciones sobre la reducción del déficit", dijo Moody's.

RDS