La economía de Estados Unidos (EU) sumó 266,000 empleos en abril, un cuarto de lo esperado, además, la tasa de desempleo incrementó levemente, un sorpresivo revés para el presidente estadounidense, Joe Biden, que busca reactivar a la economía tras el duro golpe provocado por la pandemia de Covid-19.

Los datos publicados el viernes por el Departamento del Trabajo mostraron que la tasa de desempleo se situó en 6.1% en abril, frente a 6%  registrado en marzo, analistas proyectaban una caída hasta 5.8 por ciento.

Asimismo, habían pronosticado en promedio 1 millón de nuevos empleos, gracias a la recuperación económica a medida que avanza el programa de vacunación contra el Covid-19 en Estados Unidos.

En un discurso tras la publicación de los datos, Biden reconoció que está claro que queda “un largo camino por recorrer”, y señaló que el país tiene ocho millones de empleos menos que antes de la pandemia.

“Sabíamos que estábamos frente a una pandemia de esas que se producen una vez en cada siglo y de una crisis económica que golpea una vez por generación”, indicó el mandatario.

Además, aprovechó la ocasión para hacer un llamado al Congreso a que apruebe dos propuestas de inversión por más de 4 billones de dólares para reimpulsar la infraestructura, hacer una transición hacia una economía verde y crear empleos.

Sectores golpeados

Pese a que los datos publicados el viernes mostraron contrataciones en el sector del ocio, bares y restaurantes, cuyos trabajadores fueron los primeros en ser despedidos cuando la pandemia obligó a cerrar los locales, estos nuevos puestos no compensaron las pérdidas de empleos de mensajería, ni entre los trabajadores temporales.

La consultora Oxford Economics explicó que “la locomotora del mercado laboral se desaceleró en abril con una cifra decepcionante de 266,000 empleos creados”. Sus economistas destacaron la pérdida de 11,000 empleos en el sector de mensajería.

En tanto, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, argumentó que los datos de las contrataciones son “un poco más sólidos” de lo que las cifras marcan y los titulares dejan ver. En una conferencia ante periodistas en la Casa Blanca, Yellen señaló que el número de personas que trabajan a tiempo parcial debido a la imposibilidad de encontrar un empleo a jornada completa bajó en 600,000.

Miedo al Covid-19

El informe de abril también representa un inesperado retroceso para el gobierno de Joe Biden, que logró la aprobación en el Congreso de un masivo plan de estímulo por 1.9 billones de dólares y apuesta a una recuperación gracias a las vacunas que permiten reabrir la economía.

Este paquete incluyó transferencias directas a las familias y una extensión de los subsidios por desempleo, que según algunos expertos podrían disuadir a trabajadores de buscar ocuparse mientras persiste el miedo al coronavirus.

“Es posible que el miedo al Covid pueda estar marginando a algunas personas del mercado laboral, pero eso debería disiparse con el tiempo”, indicaron los economistas de Pantheon Macroeconomics. Esta consultora considera que la demanda de empleo incrementará en los próximos meses con la continua reapertura.

Algunos grupos de empresarios, como la Cámara estadounidense de Comercio argumentaron que los generosos beneficios por desempleo dificultan a algunas empresas llenar las vacantes, tesis que Biden desestimó.

El Departamento de Trabajo revisó los datos de marzo a la baja a 770,000 empleos, esto es 146,000 menos de lo reportado en un comienzo, mientras que las cifras de febrero fueron revisadas al alza.