Aunque las partes involucradas en Estados Unidos para evitar el llamado precipicio fiscal tienen la voluntad de llegar a un acuerdo definitivo, las negociaciones se estancaron ayer por el tema de seguridad social y pese a que se reanudaron horas después, la votación podría darse hoy por la mañana, así lo anunció el líder demócrata del Senado, Harry Reid.

Todavía hay una distancia significativa entre las dos partes, pero continúan las negociaciones , dijo Reid durante una aparición en el Senado y agregó: Hay tiempo para alcanzar un acuerdo y tenemos la intención de continuar las negociaciones .

Un punto pendiente es la propuesta republicana, que desaceleraría el crecimiento de los beneficios de seguridad social para los jubilados en un esfuerzo por reducir el déficit de billones de dólares. Pero en opinión de los demócratas, la seguridad social no debe tocarse.

Por su parte, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, dijo que si las negociaciones no prosperaran, intentaría elaborar un acuerdo con el vicepresidente Joe Biden.

Cualquier acuerdo debe ser aprobado por ambas cámaras del Congreso antes de la medianoche del lunes. Sin embargo, si ambas partes logran un acuerdo, las barreras de procedimiento en el Senado y la Cámara de Representantes podrían dificultar una rápida aprobación.

Si los políticos no pueden lograr un acuerdo, entonces entrarán en vigencia el 1 de enero alzas de impuestos y recortes generalizados al gasto del gobierno que restarían unos 600,000 millones de dólares de la economía, lo que repercutiría en más desempleo.

Otro punto de desacuerdo es el alza de impuestos a los ricos, un aumento que desea el presidente Barack Obama, pero al que se oponen los republicanos.

Por su parte, Jim O’Neil, presidente de Goldman Sachs, aseguró que en caso de no llegar a un acuerdo definitivo antes del 1 de enero del 2013, los mercados no lo resentirían y continuarían con una buena actuación, como lo han hecho hasta ahora.

OBAMA PRESIONA

Mientras tanto, el presidente Barack Obama realizó una inusual aparición en el programa Meet the Press, de NBC, para presionar a los legisladores para que alcancen un acuerdo.

Durante su aparición, Obama advirtió sobre las consecuencias en los mercados financieros si ambas partes no logran un acuerdo.

Si la gente comienza a ver el 1 de enero que este problema no se ha resuelto, que no tenemos el tipo de reducción del déficit que podríamos haber tenido si los republicanos hubiesen aceptado el acuerdo que les ofrecí entonces, obviamente eso va tener una reacción adversa en los mercados , declaró.